Arzobispado de Lima

Cardenal Cipriani: “¡Jamás y por ningún motivo la Iglesia permitirá que se ofenda a Dios con abusos a menores!”

Cardenal Cipriani: “¡Jamás y por ningún motivo la Iglesia permitirá que se ofenda a Dios con abusos a menores!”

“Siento el deber de expresar una condena total cuando vemos que algún miembro de la Iglesia está involucrado en abusos sexuales contra gente menor. ¡Jamás y por ningún motivo la Iglesia puede permitir que se ofenda a Dios por personas que deben dar ejemplo de Dios!”, expresó el Cardenal Juan Luis Cipriani en la solemne Misa que presidió antes del inicio del recorrido procesional del Señor de los Milagros, el miércoles 28 de octubre, día en que la Iglesia del Perú celebra la solemnidad del Cristo de Pachacamilla.

Durante su homilía, el Arzobispo Primado del Perú señaló que conviene que en esta ocasión hable claro sobre algunos temas que se vienen tocando en los medios de comunicación en las últimas semanas acerca de los presuntos abusos sexuales y maltratos físicos por algunos miembros del Sodalicio de Vida Cristiana, en particular de su fundador Luis Fernando Figari. 

“Como Pastor de esta Iglesia doy la cara. Porque cuando los lobos acechan, el pastor no tiene miedo. No permitamos que falsos moralistas pretendan maltratar a la Iglesia. Hay que respetar el mandato de Cristo. No matarás [Éxodo 20,13] y el que haga daño a un niño que le cuelguen una piedra de molino y lo envíen al fondo del mar [Lucas 17,2], palabras duras de la escritura”, señaló.

“Dios sabe dónde está la verdad y la mentira. Todo lo que se dice en la oscuridad será pregonado a la luz del día [Lucas 12,3]. (…) Hay que ponerse de pie y tener el coraje de la verdad. No tengan miedo. La Iglesia siempre estará con los débiles, con los niños, con los pobres, con los enfermos y con la verdad. No es época de cobardías ni de traiciones; es época de sinceridad, de amor en el hogar, de oración, de perdón, de comprendernos. El país no es de unos cuantos, es del pueblo de Dios que peregrina en esta tierra, no tenemos por qué dejar los acontecimientos de la patria en manos de los que quieren envenenarnos”, prosiguió.

Defensa de la vida y la familia

En otro momento expresó que la condena se “extiende también a quienes matan a los niños en el vientre de su madre: el aborto. El aborto no tiene excepciones, no es un problema electoral. Toda vida humana es sagrada desde su concepción. Ni violaciones ni ninguna excepción permiten al ser humano matar a una criatura indefensa en el vientre de su madre”.

“No al aborto. El matrimonio es una institución indisoluble entre un hombre y una mujer. Enseñanzas de Cristo, les guste o no les guste, el Pastor tiene que levantar la voz cuando los lobos acechan”, prosiguió.

La misión de los gobernantes

El Cardenal Cipriani también recordó que todo gobernante es el primer servidor del pueblo.

“No hay que pagar para que otro mienta. El poder es para servir. El que quiere gobernar es porque quiere ser el último. Los que tienen el deber de informar es para orientar, para darnos a conocer no para envenenar. Todos debemos tener el coraje, no es culpa de uno o de otro. Amen a su patria, cuiden sus instituciones, amen a los peruanos, cuiden a los peruanos, no opriman a los débiles”, refirió.

Amor al Señor de los Milagros

Finalmente recordó que el pueblo peruano es católico y con una gran fe y devoción al Señor de los Milagros.

“Jesús, hoy te esperan los enfermos. Hoy te buscarán con la mirada miles y miles de hombres pecadores como yo. Hoy Señor te miramos con una fe infinita, te queremos y te miramos con esos ojos de pedir perdón. Hoy derramarás tu bendición sobre tantos pecadores arrepentidos. Abre nuestros corazones para que estas palabras rompan la costra de la hipocresía y el temor”, culminó.

Concelebraron con el Cardenal Cipriani, Monseñor Raúl Chau, Obispo Auxiliar de Lima; Monseñor José Antonio Teixeira, Secretario de la Nunciatura Apostólica; el Padre Jaime Calvo, Director Espiritual de la Hermandad del Señor de los Milagros de las Nazarenas; el Padre Carlos Rosell, Rector del Seminario de Santo Toribio de Mogrovejo y de la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima, así como más de 50 sacerdotes de distintas congregaciones religiosas. Arzobispado.

Visita Arzobispado de Lima

Comparte
Comparte