evangelio del día

El Evangelio comentado: ‘El árbol bueno da frutos buenos (Mt 7, 15-20)’

El Evangelio comentado: ‘El árbol bueno da frutos buenos (Mt 7, 15-20)’

Espacio de reflexión de la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, que invita a realizar una pausa diaria en nuestras actividades cotidianas para dedicarlas a la oración a través de la lectura del evangelio y el comentario diario de nuestro párroco, padre Carlos Cardó, SJ.

Árbol de mora en otoño, óleo sobre lienzo de Vincent van Gogh (1889), Museo de Arte Norton Simmon, Pasadena, Estados Unidos

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Cuidado con los falsos profetas. Se acercan a ustedes disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los cardos? Todo árbol bueno da frutos buenos y el árbol malo da frutos malos. Un árbol bueno no puede producir frutos malos y un árbol malo no puede producir frutos buenos. Todo árbol que no produce frutos buenos es cortado y arrojado al fuego. Así que por sus frutos los conocerán”.

Una experiencia perturbadora vivida por las primeras comunidades cristianas fue, sin duda, la que aquí apunta el evangelio de Mateo: la presencia de los falsos profetas o maestros que se presentan como pacíficos e indefensos pero destruyen la comunidad.

San Pedro habla de falsos maestros, que introducen encubiertamente herejías destructoras (2Pe 2,1-2). San Pablo alerta a los cristianos de Roma para que se fijen en los que causan divisiones y tropiezos en contra del mensaje cristiano y para que se aparten de ellos (Rom 16,17). Entre estos falsos profetas y maestros, los que mayor preocupación le causaron al Apóstol fueron los judaizantes que actuaban para ser vistos como fieles a ley de Dios (Gal 6, 12-17) pero en realidad eran una levadura malsana (Gal 5,7-12) que le quitaba a la cruz de Cristo su valor redentor.

Junto a ellos ponía también Pablo a todos aquellos que, con su vida licenciosa, no pensaban más que en las cosas de la tierra y propagaban malas costumbres (Fil 3, 18-9). Todos ellos son los “asalariados” de la parábola del Buen Pastor en el evangelio de Juan (Jn 10,12) y los “lobos rapaces” a los que alude Pablo en su despedida de Mileto: Yo sé  que, después de mi partida, se introducirán entre ustedes lobos rapaces que no perdonarán el rebaño; y también entre ustedes mismos se levantarán hombres que hablarán cosas perversas para arrastrar a los discípulos detrás de sí (Hech 20,29).

Esta experiencia, que subyace al texto que comentamos, no es cosa del pasado. Apunta a todos aquellos que seducen al pueblo con apariencias de bien y de verdad, pero persiguiendo fines interesados. No sólo son gentes que predican falsas doctrinas, sino que se atribuyen la función de maestros inspirados por Dios o sabios conocedores de las cosas espirituales, pero que no lo son en realidad. Su disfraz en piel de oveja significa que se presentan como inofensivos miembros del “rebaño” y hacen mucho daño a los desprevenidos.

Mateo da a la comunidad una norma para poder reconocer a estos falsos profetas y maestros: saber discernir lo bueno y lo malo en lo que proponen. Es la primera regla del discernimiento espiritual: al árbol se le conoce por sus frutos. Todo árbol bueno da frutos buenos; pero el árbol malo da frutos malos. Sus palabras y su modo de comportarse pueden parecer acertados y correctos, son su disfraz. Pero su verdadero ser, en contradicción con la voluntad de Dios, no puede quedar oculto a pesar de todas sus apariencias externas. Descubrir a dónde pretenden llevar a la comunidad es la finalidad del discernimiento. Hermanos queridos, no crean a cualquiera que pretenda poseer el Espíritu. Hagan más bien un discernimiento para ver si pertenece a Dios  (1Jn 4,1).

A todo esto, San Ignacio de Loyola en sus famosas reglas para el discernimiento espiritual añade algo muy certero, que vale no sólo para distinguir los buenos de los malos maestros, sino también las buenas y malas inspiraciones, deseos, tendencias que pueden surgir en nosotros “bajo apariencia” de bien y pueden engañarnos, llevándonos a tomar malas decisiones.

Nos dice que debemos analizar el desarrollo que tienen tales deseos o pensamientos que nos vienen porque si en su origen, en el medio o en el fin al que nos llevan todo es bueno o inclinado al bien, eso es señal de que proceden del buen espíritu; pero si al comienzo, al medio o al fin encuentro algo malo, o menos bueno de lo que me había propuesto hacer, o debilita mi vida espiritual, me inquieta y perturba, quitándome la paz, tranquilidad y quietud que antes tenía, eso es clara señal de que procede de mal espíritu, con el cual no voy a poder tomar buenas decisiones (Ej. Esp. 3).

Fuente: http://parroquiadefatimamiraflores.blogspot.pe/

 

More in evangelio del día

El Evangelio comentado: ¿Pueden beber el cáliz…? (Mt 20, 20-28)

Redacción Central25 Julio, 2017

El Evangelio comentado: La hija de un funcionario y la mujer con hemorragia (Mt 9, 18-26)

Redacción Central10 Julio, 2017

El Evangelio comentado: La curación del paralítico (Mt 9 1-8)

Redacción Central6 Julio, 2017

El Evangelio comentado: Curación de dos endemoniados (Mt 8, 28-34)

Redacción Central5 Julio, 2017

El Evangelio comentado: ¿Por qué tienen miedo, hombres de poca fe? (Mt 8, 23-27)

Redacción Central4 Julio, 2017

El Evangelio comentado: El apóstol Tomás (Jn 20, 24-29)

Redacción Central3 Julio, 2017

El Evangelio comentado: Curación de un leproso (Mt 8, 1-4)

Redacción Central30 Junio, 2017

El Evangelio comentado: ¿Quién dicen que soy yo? (Mt 16,13-19)

Redacción Central29 Junio, 2017
Compartir
CrestaProject