evangelio del día

El Evangelio comentado: ¿Quién dicen que soy yo? (Mt 16,13-19)

El Evangelio comentado: ¿Quién dicen que soy yo? (Mt 16,13-19)

Espacio de reflexión de la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, que invita a realizar una pausa diaria en nuestras actividades cotidianas para dedicarlas a la oración a través de la lectura del evangelio y el comentario diario de nuestro párroco, padre Carlos Cardó, SJ.

San Pedro y San Pablo, óleo sobre lienzo de Doménikos Theotokópoulos ‘El Greco’ (1605-1608), Museo Nacional de Estocolmo, Suecia

En aquel tiempo, cuando llegó Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: “¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?” Ellos le respondieron: “Unos dicen que eres Juan el Bautista; otros, que Elías; otros, que Jeremías o alguno de los profetas”.Luego les preguntó: “Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?” Simón Pedro tomó la palabra y le dijo: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”.Jesús le dijo entonces: “¡Dichoso tú, Simón, hijo de Juan, porque esto no te lo ha revelado ningún hombre, sino mi Padre, que está en los cielos! Y yo te digo a ti que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia. Los poderes del infierno no prevalecerán sobre ella. Yo te daré las llaves del Reino de los cielos; todo lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo”.

Papa en Perú

Van camino de Jerusalén y Jesús tiene con sus apóstoles un diálogo íntimo pero cargado de tensión porque han quedado desconcertados con el anuncio de su pasión. En este contexto, Jesús les pregunta: ¿Quién dice la gente que soy yo? Ellos responden refiriendo las opiniones que circulan sobre él. Unos, impresionados por la vida austera y la muerte del precursor de Jesús, dicen que es Juan Bautista vuelto a la vida. Otros lo identifican con Elías, vuelto a la tierra para consagrar al Mesías (Mal 3, 23-24; Eclo 48, 10) y preparar el Reino de  Dios (Mt 11, 14; Mc 9,11-12; cf. Mt 17, 10-11). Otros lo ven como Jeremías, el profeta que quiso purificar la religión y fue martirizado por los dirigentes del pueblo. Otros, en fin, dicen que es un profeta más.

Pero Jesús quiere saber qué piensan y qué esperan de él los que van a continuar su obra. De lo que sientan en su corazón dependerá su fortaleza o debilidad para soportar el escándalo de la cruz. Por eso les pregunta: Y según ustedes, ¿quién soy yo?

Pedro, actuando en nombre de los Doce, le contesta: Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo. Estas palabras, con las que proclama que reconoce a Jesús como Mesías divino, no han podido nacer de su genial perspicacia; como las demás los discípulos él es un hombre sin mayor instrucción, un pobre pescador de Galilea. Sus palabras han sido fruto de una gracia especial. Por eso le dice Jesús:“¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque esto no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo”. Ahora ya todo cambia, Jesús puede manifestarles claramente el misterio de su persona y del destino que le aguarda. Él es el enviado del Padre, el Mesías Salvador, que entregará su vida por nosotros, será crucificado y resucitará por la fuerza de Dios su Padre.

Pedro tiene el germen de esa fe que irá madurando en él hasta que, vuelto de sus pruebas, sea capaz de confirmar a sus hermanos (cf. Lc 22, 31).  Por eso Jesús le dice: Tú serás llamado piedray sobre esta piedra edificaré mi iglesia, dándole como misión el servicio de la unidad, sobre la base de la conservación de la común fe revelada y el vínculo de la caridad.

¿Quién dicen ustedes que soy yo? La pregunta llega hasta nosotros. De la respuesta que se dé se seguirán las diversas formas de concebir y vivir la fe cristiana. Un ideal ético de valores y actitudes que ayuda a vivir humanamente bien consigo mismo y con los demás; una conciencia social que empeña a la persona en la lucha por la justicia; un referente sobrenatural más o menos mítico o mágico, al que se remiten las propias incógnitas e inseguridades; una cosmovisión filosófica –enunciados y argumentos­– que dan razón de la causa y del sentido de la realidad existente; un conjunto de prácticas religiosas, oraciones, invocaciones y ceremonias de alabanza y súplica que ordenan los días del año con descansos y festividades fijadas por la costumbre del grupo cultural al que se pertenece… Todo eso puede ser más o menos bueno, más o menos humanizador, pero ahí no hay una relación con alguien, no hay un cara a cara, en el que se conoce a Jesucristo cada vez más internamente y se le ama hasta desear ir tras él. No ocurre lo que dice San Pedro: que se le ama aunque no se le haya visto, se confía en él aunque de momento no se le pueda ver, y eso mantiene en el interior una alegría indescriptible y radiante (1Pe 1,8).

Nuestra respuesta a la pregunta de Jesús: ¿Quién dices ustedes que soy yo?, no puede ser otra que la que le dieron sus verdaderos discípulos que, dejando redes y barca, se decidieron a seguirlo. Ellos creyeron y llegaron a conocer que Jesús era Salvador, consagrado por Dios (Jn 6, 68), el Cristo, Hijo de Dios vivo (Mt 16, 16). En su forma humana de ser y en lo que hizo por nosotros, hemos conocido y creído el amor que Dios nos tiene y hemos confiado en él (1 Jn 4, 16). Su ejemplo y sus enseñanzas iluminan y dan sentido a la existencia, y por eso es lo central y más importante en la vida, hasta el punto de poder decir con San Pablo: Si con él morimos, viviremos con él; si con él sufrimos, reinaremos con él; si lo negamos, también él nos negará; si somos infieles, él permanece fiel, porque no puede contradecirse a sí mismo  (2 Tim 2,11-13).

Fuente: http://parroquiadefatimamiraflores.blogspot.pe/

More in evangelio del día

El Evangelio comentado: El mandamiento más importante (Mt 22, 34-40)

Redacción Central25 Agosto, 2017

El Evangelio comentado: El grano de mostaza y la levadura (Mt 13, 31-33)

Redacción Central31 Julio, 2017

El Evangelio comentado: ¿Pueden beber el cáliz…? (Mt 20, 20-28)

Redacción Central25 Julio, 2017

El Evangelio comentado: La hija de un funcionario y la mujer con hemorragia (Mt 9, 18-26)

Redacción Central10 Julio, 2017

El Evangelio comentado: La curación del paralítico (Mt 9 1-8)

Redacción Central6 Julio, 2017

El Evangelio comentado: Curación de dos endemoniados (Mt 8, 28-34)

Redacción Central5 Julio, 2017

El Evangelio comentado: ¿Por qué tienen miedo, hombres de poca fe? (Mt 8, 23-27)

Redacción Central4 Julio, 2017

El Evangelio comentado: El apóstol Tomás (Jn 20, 24-29)

Redacción Central3 Julio, 2017

El Evangelio comentado: Curación de un leproso (Mt 8, 1-4)

Redacción Central30 Junio, 2017

El Evangelio comentado: ‘El árbol bueno da frutos buenos (Mt 7, 15-20)’

Redacción Central28 Junio, 2017
Compartir
CrestaProject