Noticias mundo

¡FIESTA! Conoce a los cinco nuevos santos de la Iglesia Católica

¡FIESTA! Conoce a los cinco nuevos santos de la Iglesia Católica

Perú Católico, líder en noticias.– Conoce a John Henry Newman, Giuseppina Vannini, María Teresa Chiramel Mankidiyan, Dulce Lopes Pontes, Margarita Bays, todos nuevos santos.

El Cardenal Henry Newman, apóstol de la Verdad

De sacerdote anglicano a purpurado católico: fue largo el camino hacia la santidad del británico Henry Newman, cuya vida se caracterizó por una búsqueda constante de la única Verdad.

“De las sombras y de las figuras a la verdad”: también lo hizo escribir en la tumba en el momento de su muerte, ocurrida el 11 de agosto de 1890, cuando se encontraba en el oratorio de Birmingham, el cardenal Henry Newman. Para él la búsqueda de la verdad ha sido siempre la única razón para vivir y después de una larga reflexión interior comprende que las respuestas a las preguntas más profundas sólo pueden encontrarse en la Iglesia de Cristo.

De la Iglesia de Inglaterra a la de Roma

Es un joven inteligente y precoz, Henry, que a los 25 años ya ha encontrado a Dios, pero no “como una noción, sino como una persona que lo llama a sí misma”. En dos años se convierte en sacerdote anglicano que predica a su pueblo y enseña a los jóvenes de Oxford, pero la pregunta poco a poco fue entrando en él: ¿puede esta Iglesia, iniciada por un rey, ser la verdadera Iglesia de Cristo? La respuesta le llega durante un viaje a Italia donde se enferma y rezando por su recuperación se abandona completamente a Dios, dejando que su luz lo guíe de ahora en adelante.

Entrada en el “puerto seguro”

De regreso en Oxford, Henry está cada vez más lejos del anglicanismo. Comienza a estudiar a los Padres de la Iglesia, comunes a todas las confesiones, y reune en torno a él a un grupo de estudiosos que se cuestionan sobre temas importantes como el respeto de la tradición de los primeros siglos. En 1843 toma su decisión: el 24 de septiembre pronuncia su último sermón, baja del púlpito y se despoja de sus vestiduras. Dos años más tarde pide ser admitido en la Iglesia Católica y después de completar sus estudios teológicos en Roma, es ordenado sacerdote en 1847: “Fue como entrar finalmente en un puerto seguro después de la tormenta”, es su comentario. Después de él florecerían otras conversiones entre intelectuales y teólogos ingleses.

El regreso entre su gente

En 1850 Henry regresa a Inglaterra. Su vida será difícil y muchas de las pruebas que tiene que superar lo encuentran solo y dirigido al fracaso: la fundación de la universidad en Dublín, la traducción de la Biblia al inglés, la dirección de una revista… Pero logra fundar un oratorio en Oxford dedicado a San Felipe Neri en cuya Congregación había sido ordenado sacerdote. Pero sobre todo no se desanima: ahora la luz del Señor lo ilumina desde dentro haciéndolo resplandecer. En 1879 León XIII lo crea cardenal, reconociendo su eterna búsqueda de la Verdad única como su camino personal hacia la santidad.

Dulce Lopes Pontes, la monja brasileña que casi gana el Nobel

Candidata al Premio Nobel de la Paz en 1988, pero también incluida entre las mujeres más admirables de su tiempo en Brasil. Y pensar que Dulce Lopes Pontes se había hecho religiosa para realizar “pequeños actos de amor” a ejemplo de Santa Teresita del Niño Jesús.

Originaria de Salvador de Bahía, María Rita – este es el nombre secular de Dulce Lopes Pontes de Souza Brito – pronto quedó huérfana y fue confiada a sus tías. A sus 18 años, con una de ellas, visitó una de las zonas más pobres de la ciudad y quedó muy impresionada, por lo que decidió transformar su casa en un centro de acogida para personas necesitadas.

“Amar y servir”

María Rita era muy devota de Santa Teresita del Niño Jesús y dentro de ella comienza a sentir la vocación de amar y servir al Señor en la vida religiosa. Así es como se sintió dispuesta a realizar “pequeños actos de amor” que Jesús transforma en grandes obras. Al entrar en la Congregación de las Hermanas Misioneras de la Inmaculada Concepción de la Madre de Dios, escogió el nombre de Dulce y comenzó a atender a los pobres de la favela de Alagados. Se comprometió en la educación de los obreros y fundó para ellos la Unión de los Trabajadores de San Francisco. No hay mayor experiencia para ella que la de encontrar el rostro de Cristo en el de los enfermos y necesitados a los que ayudar. Pudo abrir para ellos un dispensario médico, una biblioteca, una escuela y un cine.

El hospital en el gallinero

Su reputación de buena madre la acompaña, por lo que los enfermos son cada vez más numerosos y no se sabe dónde hospedarlos. Al principio los acoge en algunas casas abandonadas en un barrio degradado de Bahía, apodado no por casualidad “la Isla de las ratas “, luego se trasladan al mercado del pescado, pero el municipio también los expulsa de allí. En 1949, la Hermana Dulce obtuvo de la Superiora el derecho de utilizar el gran gallinero adosado al convento, y aquí, diez años más tarde, se construyó el hospital de San Antonio, que hoy cuenta con más de 1.500 camas y está a la vanguardia en el tratamiento de las enfermedades oncológicas. Se trata de una de las mayores obras realizadas por la nueva Santa.

“El amor supera todos los obstáculos”

La vida misma de la Hermana Dulce, y su camino hacia la santidad, son la prueba clara de que el amor puede verdaderamente superar todos los obstáculos. Cada vez más probada físicamente, con un treinta por ciento menos de función respiratoria, esta religiosa en 1991 tuvo que ser ingresada durante dieciséis meses en el hospital donde recibió la visita de Juan Pablo II, quien, a su vez, la había recibido en audiencia diez años antes. El 13 de marzo de 1992, “Madre Teresa brasileña” murió y cientos de personas se reunieron en torno a ella para el último saludo, eran pobres y enfermos, a quienes había consolado, cuidado, sanado y que ya la veneraban como Santa.

Canonización de Margarita Bays, la Santa de lo cotidiano

La nueva Santa es una laica suiza, terciaria franciscana, que eligió como camino para alcanzar al Señor la cotidianeidad de la familia, negándose siempre a entrar en una orden religiosa.

Margarita Bays nació en La Pierraz, en el cantón suizo de Friburgo, en 1815. Segunda de siete hijos de una modesta familia campesina, hacia los 15 años comenzó con su aprendizaje de costurera, actividad que nunca abandonó, practicándola tanto en casa como a domicilio.

Servicio a los pobres, “los favoritos de Dios”

La nueva Santa, sin embargo, también se sintió inclinada hacia la oración y a una vida de recogimiento. Todos los días rezaba el Santo Rosario, participaba en la Misa y se detenía a contemplar el Santísimo Sacramento, invitando a rezar a todos los que encontraba por trabajo, así como a la familia. También se comprometió en la parroquia, donde pasaba todo su tiempo libre: enseñaba catecismo a los niños, visitaba a los enfermos, cuidaba a los pobres, a todas las personas que, en su opinión, eran las “favoritas de Dios” por ser indefensas. Por esta vida de apostolado activo fue acogida en la Tercera Orden Franciscana, hoy la Orden Franciscana Seglar, en 1860.

Una santidad vivida en familia

Mucha gente le pregunta a Margarita, dadas sus inclinaciones, por qué no entra en un convento, pero ella sabe, en su corazón, que su lugar está en casa y que su camino a la santidad es su servicio diario a su familia. Y esta no siempre le facilitó las cosas: cuando su hermano mayor se casó con su doméstica Josette, durante años tuvo que sufrir el acoso de su cuñada que no entendía su vida de oración mientras ella se veía obligada a trabajar en el campo. Margarita soporta todo con silencio y cuando Josette se enferma, al punto de morir, sólo querrá tenerla cerca. Con los otros miembros de la familia Margarita es paciente, acoge a todos y cuida de todos: de su hermana que regresa a casa después de un matrimonio fracasado, de un hermano que terminó en la cárcel y de un sobrino nacido fuera del matrimonio de cuya educación se ocupará precisamente la tía Margarita.

La experiencia del dolor físico

En 1853 Margarita fue operada de cáncer intestinal. Los tratamientos eran muy invasivos, así que empezó a rezar a la Virgen rogándole que la curara para que sufriera de otra manera. Quedó satisfecha el 8 de diciembre de 1854, mientras en Roma el Papa Pío IX proclamaba el dogma de la Inmaculada Concepción. A partir de ese día, Margarita quedó ligada para siempre a la figura del Cristo sufriente en la cruz: se le aparecieron los estigmas que sabiamente ocultó de las miradas indiscretas, se enfermaba misteriosamente los viernes y, durante la Semana Santa, experimentó la experiencia del éxtasis. El dolor se hizo cada vez más intenso, hasta que Margarita puso su vida en manos del Padre el 27 de junio de 1879. Los feligreses y todos los que la conocían y la amaban se decían entre sí: “Nuestra Santa ha muerto”.

Es Santa Madre Mariam Thresa Mankidiyan, apóstola de la familia

Originaria del estado indio de Kerala, Mariam Thresa consigue, aunque con mucha dificuldad, fundar la Congregación de la Sagrada Familia de Thissur, dedicada al cuidado de los pobres, los marginados y las familias en dificultades.

Es una monja que, como más tarde hará la Madre Teresa de Calcuta, vive heroicamente en India la caridad activa a través de la asistencia a los pobres, los enfermos, los ancianos y, en general, a las personas en apuros, Mariam Thresa Mankidiyan, entre los nuevos santos de hoy, fundadora de la Congregación de la Sagrada Familia que tendrá precisamente este carisma particular.

Una infancia llena de oración y caridad

En la familia de los nobles caídos de los Mankidiyans, en Puntechira, un estado indio de Kerala, la pequeña Thresa nació en 1876, llamada así en homenaje a Santa Teresa de Avila. Es educada cristianamente, con su madre que le cuenta episodios de la Biblia y de la vida de los Santos; pronto, sin embargo, deja de jugar para dedicar todo su tiempo a rezar el Rosario y al ayuno, también hace un voto privado de virginidad. Cuando la madre muere, ella tiene 12 años y decide tomar a la Virgen María como su madre.

Caridad y experiencias místicas

Thresa no tiene dudas sobre lo que quiere de la vida: consagrarse al Señor y realizar obras de caridad. Comienza participando en la parroquia con algunas amigas, pero su apostolado está mal visto en una sociedad donde no es apropiado que las mujeres deambulen solas. Mientras tanto, realiza experiencias místicas, tiene visiones y sufre los dolores de la crucifixión de Jesús sobre sí misma, lo que atrae cada vez más sospechas y burlas. En 1904, su obispo la autorizó a agregar el nombre de Mariam al suyo, tal como la Madonna le había ordenado que hiciera en un sueño, y finalmente trató de seguir su vocación religiosa. Primero entró en las Franciscanas Clarisas, luego en las Carmelitas descalzas de Ollur, pero ninguna de estas dos familias es para ella, que quiere llevar una vida retirada en unión con Dios.

La “casa de la soledad”

En 1913 finalmente consigue una casa para mudarse con dos amigas y llevar una vida en comunidad: fue el primer núcleo de la Congregación de la Sagrada Familia que vio la luz al año siguiente, con las Constituciones tomadas de las Hermanas de la Sagrada Familia de Burdeos. Durante los 12 años en que la Madre Mariam está en la cima, a pesar de las dificultades por el estallido de la Primera Guerra Mundial, la Congregación florece con nuevos conventos, escuelas, internados y orfanatos. Las hermanas que ha formado ahora tienen una idea clara de su carisma: el apostolado hacia la familia. Agotada, el 8 de junio de 1926, la Madre Mariam Thresa finalmente puede reunirse con su esposo en el cielo, mientras que en el jardín de la casa las flores de jazmín florecen fuera de temporada.

Es Santa Giuseppina Vannini, una vida para los enfermos

Fundadora de las Hijas de San Camilo, la nueva santa podrá cumplir su vocación tarde, pero lo hará de una manera extraordinaria: de hecho, en tan sólo 19 años, la familia femenina dedicada al cuidado de los enfermos se consolidará en todo el mundo.

Estalla pronto, en la vida de la Madre Giuseppina Vannini, o más bien: de Giuditta – como la llamaron sus padres –  la llamada del Señor, pero responderle sí a su esposo será más difícil de lo esperado. De hecho, tendrá que sufrir antes de realizar su sueño: vestir finalmente el velo como religiosa.

La vocación pasa por el camino de la cruz

Huérfana de ambos padres a la edad de cuatro años y separada de sus hermanos, es cuando Giuditta dice su primer sí, aceptando su vida entre los huérfanos del Conservatorio Torlonia en Roma, dirigido por las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul. Aquí pronto madura su vocación, pero no encuentra un instituto en el cual florecer. De vuelta en Roma con su tía, y luego en Nápoles, donde trabaja como maestra de jardín de infantes, Giuditta sabe que este no es su camino. En 1891 participó en un curso de ejercicios espirituales donde conoció a su padre camiliano, Luigi Tezza, quien unos meses antes, como Fiscal General, había recibido la tarea de restaurar los terciarios camilianos. El padre Tezza comprende el plan divino y le ofrece participar en este proyecto. Giuditta necesita reflexionar, pero luego acepta: “Aquí estoy a su disposición – le dice – no soy capaz de nada, yo. Sin embargo, confío en Dios”.

El calvario del nuevo instituto

La nueva comunidad toma forma con Giuditta y otras dos personas el 2 de febrero de 1892 con la imposición del escapulario cruzado en una ceremonia que tiene lugar en la habitación, transformada en capilla, en la que San Camillo de Lellis había muerto. Tres años más tarde, Giuditta, ahora hermana Giuseppina, se convirtió en superiora general. Sin embargo, la aprobación definitiva de la autoridad eclesiástica es necesaria para el nuevo instituto: el Papa León XIII lo rechaza dos veces, por lo que requiere que la nueva familia se aleje de Roma y se convierta en una asociación piadosa. Pero aquí hay otra evidencia: circulan rumores calumniosos sobre la conducta del padre Tezza, a quien incluso se le prohíbe encontrarse con las hermanas. En 1900 partirá hacia Perú, del cual nunca regresará.

El carisma de las hijas de San Camillo

La Providencia, sin embargo, no deja sola a la nueva Santa: en el momento de su muerte, en 1911, los camilianos ya contaban con 156 profesas religiosas y dieciséis casas religiosas entre Europa y América. La principal herencia que la fundadora dejará a sus hermanas es la pura y simple asistencia física y espiritual de los enfermos, ejercida a domicilio como en los centros de salud, en los hospitales de leprosos y hogares de ancianos, en centros europeos de rehabilitación así como en tierras de misión. Justo como Jesús quería.

Noticias mundo

Visita Noticias mundo

Comparte
Comparte