Homilías

Homilía del Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario: Un domingo para pedir sabiduría

Homilía del Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario: Un domingo para pedir sabiduría

Perú Católico, líder en noticias.- La ignorancia es el principio de todos los errores.
De la ignorancia de los católicos surgieron las sectas. Por eso la Iglesia nos enseña que la única
manera de vencer esos errores es evangelizar para que se conozcan bien las enseñanzas de
Jesucristo y qué es su Iglesia.
 Libro de la Sabiduría
Hoy leemos:
“Supliqué y se me concedió la prudencia. Invoqué y vino a mí el espíritu de sabiduría.
La preferí a cetros y tronos y en su comparación tuve en nada la riqueza”.
Un día Salomón, para estrenar su reinado, le pidió a Dios que le concediera sabiduría y tanto le
gustó al Señor esa petición que junto con ella le dio también toda clase de riquezas.
Esto mismo ha hecho que este libro de la Sabiduría, escrito casi cinco siglos más tarde que la
vida de Salomón, se le atribuya a aquel sabio rey, hijo de David.
Sabemos que la sabiduría en la Iglesia se la identifica también con la segunda Persona de la
Santísima Trinidad que es Jesucristo y que se llamó a sí mismo “la Verdad”.
Tengamos presente hoy estas palabras de Santiago:
“Si alguno de vosotros carece de sabiduría, pídasela a Dios, que da a todos generosamente y
sin reproche alguno, y Él se la concederá…
La sabiduría que viene de lo alto es, en primer lugar, intachable, y además es apacible,
comprensiva, conciliadora, llena de misericordia y buenos frutos, imparcial y sincera”.
En estos tiempos de tanta confusión unámonos a la liturgia para pedir a Dios la sabiduría para
todos los hombres de buena voluntad.
 Salmo responsorial 89
Nos invita también a pedir a Dios un corazón sensato que es fruto de la misericordia:
“Enséñanos a calcular nuestros años para que adquiramos un corazón sensato”.
Así surgirá en nosotros la verdadera alegría:
“Y toda nuestra vida será alegría y júbilo”.
 Carta a los Hebreos
Podemos decir que aquí se identifica la Sabiduría con la Palabra, puesto que es siempre la
Palabra de Dios la fuente de donde proviene todo conocimiento espiritual.
Sobre esta Palabra leemos:
“La Palabra de Dios es viva y eficaz, más tajante que espada de doble filo… juzga los deseos e
intenciones del corazón… No hay criatura que escape a su mirada. Todo está patente y
descubierto a los ojos de aquel a quien hemos de rendir cuentas”.
 Evangelio
Nos da, entre otras, tres enseñanzas:
+ Un hombre se arrodilla ante Jesús. Quiere conocer el camino que lleva a la vida eterna.
Jesús le da una doble respuesta.
La primera es para todos, guardar los mandamientos:
“No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no estafarás,
honra a tu padre y a tu madre”.
La segunda va dirigida para los que quieren seguir un camino de perfección: el
desprendimiento de todo y el seguimiento de Jesús.
+ Aquel hombre se va triste porque era rico.
Jesús advierte: “¡qué difícil les es entrar al Reino de Dios a los que ponen su confianza en el
dinero!”
Los apóstoles se extrañan ya que en la Escritura tantas veces se habla de las riquezas como un
signo de la bendición de Dios. Así bendijo Dios a Job después de todas sus pruebas.
Lucas dice que se espantaron los apóstoles y comentaban:

Escríbenos al WhatsApp
Atención las 24 hrs.
Enviar WhatsApp

“¿Entonces quién puede salvarse?”
Jesús completa:
“Es imposible para los hombres, no para Dios”.
+ La última parte de este párrafo evangélico nos muestra a Pedro diciendo a Jesús:
“Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido”.
Jesús les promete cien veces más en este mundo y después la vida eterna.
Será San Marcos quien complete lo que Jesús contestó aquel buen día:
“Con persecuciones”.
Aprovechemos el día de hoy para enriquecernos con estas enseñanzas y pedir a Dios un
corazón sabio que conozca la verdad y la pueda compartir.

José Ignacio Alemany Grau

www. p e r u c a t o l i c o . com
Comenta

...

Visita Homilías

Atención las 24 hrs.
Enviar WhatsApp