Homilías

Homilía del I Domingo de Cuaresma: las tentaciones de Jesús

Homilía del I Domingo de Cuaresma: las tentaciones de Jesús

Perú Católico, líder en noticias.– En este primer domingo de cuaresma les invito a leer las tentaciones de Jesús que nos cuenta San Mateo para que puedan aprovechar mejor esta breve reflexión.

  • Génesis

Ahora algunos, en su orgullo, no quieren que se lea la Biblia. Temen que la Palabra de Dios los descubra. Lo mismo les sucedió a Adán y Eva.

Ellos, cabeza de la humanidad, quisieron ser como Dios.

El Génesis nos habla de ese pecado de orgullo que cometieron nuestros progenitores.

La manzana fue una bella comparación para que entendamos el pecado que hay al fondo de todo:

“¡Serán como dioses!”

Es la propuesta de satán, el padre de la mentira, como lo definió Jesús.

¡Los padres engañados desobedecieron a Dios pretendiendo ser como Él!

Y como Dios es Dios y no miente, cumplió su palabra.

Del pecado de orgullo brotó la conciencia del mal y se sintieron desnudos y sin fuerzas para salir a pasear con Dios por el Edén, como era su costumbre cada tarde.

Así Adán y Eva acabaron con el paraíso y nos llevaron al destierro con ellos.

Ahora vemos frecuentemente cómo se repite el mismo pecado y el hombre pretende ser como Dios, a pesar de no ser más que una pobre criatura limitada.

  • Salmo 50

Si el Señor nos permite conocer la gravedad del pecado nos daremos cuenta de que solo el ofendido nos podrá perdonar y entonaremos, con el real profeta David, el Miserere:

“Misericordia, Dios mío, por tu bondad, por tu inmensa compasión borra mi culpa… Contra ti, contra ti solo pequé, cometí la maldad que aborreces”.

  • Pablo

A veces nos armamos un lío pensando:

¿Cómo va a ser posible que por un hombre y una mujer todos vengamos al mundo heredando una culpa que no hemos cometido?

¿Qué culpa tenemos?

Con estos interrogantes en la mente no acabamos de entender tampoco por qué la muerte y resurrección de Jesús nos va a salvar a todos.

Es esto lo que aclara San Pablo hoy:

Los primeros padres eran humanos pero eran también responsables de todos los seres humanos. Eran solo criaturas que se atrevieron a enfrentarse con Dios y lo ofendieron.

¡Aquello fue terrible: un pecado horroroso!

“Llegada la plenitud de los tiempos” Dios envió a su Hijo que era como otro cualquiera porque tiene verdadera humanidad pero era, al mismo tiempo, Dios como el Padre.

Jesús se sacrificó por todos y mientras padeció como hombre para liberarnos del pecado mereció infinitamente por ser Dios.

Así su sacrificio ofrecido por todos, con su valor infinito, nos salvó a todos:

“En resumen, si el delito de uno trajo la condena de todos, también la justicia de uno traerá la justicia y la vida”.

  • Verso aleluyático

Hace falta el pan porque somos materia, cuerpo humano.

Pero no dejemos de lado la Palabra de Dios porque tenemos que alimentar la otra parte de nuestro ser, el alma:

“No solo de pan vive el hombre sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios”.

  • Evangelio

La maldad del demonio no es infinita porque él es criatura limitada, pero su desfachatez y orgullo no tienen medida.

Lo vemos metido por todas partes, queriendo destruir la obra de Dios.

Así anda esta pobre sociedad ciega, porque satanás la deslumbra para hacerla caer.

El colmo, sin embargo, fue que, cuando Dios se encarnó, allá fue el mismísimo para tentarle.

Y lo más grave es que con la misma Escritura pretendió hacer caer al Señor.

Pero Jesús, que vino a enseñarnos, nos ayuda a comprender que con la Palabra de Dios no se puede jugar.

Tengamos presente que una mala interpretación hecha con maldad nos puede perder.

Es preciso conocer bien la Palabra, aprender también lo que nos dice el Magisterio eclesiástico que Dios regaló a su Iglesia para que no se tuerza en el camino y caminar felices porque Dios camina con nosotros.

José Ignacio Alemany Grau, obispo

 
Grupo 'PERÚ CATÓLICO'
Grupo público · 124,244 miembros
¡ÚNETE AL GRUPO MÁS GRANDE DE CATÓLICOS DEL PAÍS!
'PERÚ CATÓLICO´ es el primer medio de comunicación digital religioso más grande del país, únete y crezcamos en la fe acompañados de miles de personas de todo el mundo.
 
Homilías

More in Homilías

Homilías del Domingo XIV del Tiempo Ordinario: Dios es fiel

Redacción Central4 Julio, 2020

Homilía del Domingo XIII del Tiempo Ordinario: las exigencias de Jesús

Redacción Central27 Junio, 2020

Homilía del Domingo XII del Tiempo Ordinario: No tengan miedo

Redacción Central21 Junio, 2020

Homilía del domingo del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

Redacción Central13 Junio, 2020

Homilía en la ‘Solemnidad de la Santísima Trinidad’, por Mons. José Ignacio Alemany

Redacción Central6 Junio, 2020

Homilía de Pentecostés: Fiesta del Espíritu Santo

Redacción Central30 Mayo, 2020

Homilía del Domingo de la Ascención

Redacción Central23 Mayo, 2020

Homilía del VI Domingo de Pascua: no nos ha dejado huérfanos

Redacción Central16 Mayo, 2020

Homilía del V Domingo de Pascua: Tú puedes hacer obras más grandes que Jesús

Redacción Central9 Mayo, 2020

Homilía del IV Domingo de Pascua: El Buen Pastor

Redacción Central2 Mayo, 2020

Homilía de Domingo de Resurrección

Redacción Central12 Abril, 2020

Homilía del Domingo de Ramos, por el Arzobispo de Cusco Mons. Richard Alarcón

Redacción Central4 Abril, 2020
Comparte
Comparte