Homilías

Homilía del I Domingo de Cuaresma

Homilía del I Domingo de Cuaresma

Hoy es el inicio de la cuaresma propiamente hablando.
Es el primer domingo y durante la semana se dirá: primer lunes, primer martes, primer miércoles… de cuaresma (fíjense: el primer miércoles de cuaresma es ocho días después de la ceniza).
¿Qué nos enseña la liturgia en este domingo?
El Génesis
Después de releer una vez más el pecado de nuestros padres, Adán y Eva, nos queda una pregunta: ¿Por qué los primeros padres, con su pecado, nos llevaron a todos al destierro y a la condenación?
*Eva y, sobre todo Adán, pecaron como cabezas y responsables de la humanidad y nosotros heredamos el pecado original y la inclinación al mal.
Si los padres están en el destierro los hijos nacen allí aunque no tengan culpa.
El pecado de orgullo lo llevamos bien metido en el alma. Y no se debe al hecho de comer o no una fruta prohibida, sino al orgullo de querer ser como Dios.
Pues ese fue el pecado de los primeros padres: “serán como Dios”. Así les dijo la serpiente y así cayeron.
Ese es el pecado de nuestra sociedad que pretende marginar al Creador y poner al hombre como el único dios.
De todas formas la bondad de Dios aparece en todo momento, tanto antes del pecado como después, sobre todo al anunciarles el protoevangelio (primer anuncio de la redención).
San Pablo a los romanos
Su lectura es clara y nos explica el misterio del pecado y de la redención:
Por un solo hombre, Adán, responsable de la humanidad, entró el pecado en el mundo y a todos nos quedó como herencia el pecado y la muerte.
Por otro hombre, Jesucristo (que al mismo tiempo era Dios), entró en el mundo el perdón del pecado y la gracia:
“Si por la desobediencia de uno todos se convirtieron en pecadores, así por la obediencia de uno, todos se convierten en justos”.
¿Por qué muchos se fijan más en el pecado de Adán que en la victoria de Cristo?
Es hora de agradecer y de recordar siempre que “donde abundó el pecado sobreabundó la gracia”. Y esto se lo debemos a Jesucristo.
Evangelio de San Mateo
Hoy nos presenta San Mateo las tentaciones de Jesús en el desierto.
Te invito a releerlas para aprovechar la gran lección de Jesucristo.
Ahora profundizaremos en algunos puntos:
*¿Por qué cuarenta días y cuarenta noches?
En la Biblia el número cuarenta es simbólico, no exactamente cronológico:
Cuarenta días del diluvio, cuarenta días estuvo Moisés en el Sinaí para recibir la ley del Señor, cuarenta años caminó el pueblo de Dios por el desierto, Elías caminó cuarenta días hasta el monte de Dios Horeb, etc.
Ahora leemos que Jesús ayunó cuarenta días y cuarenta noches: un tiempo muy especial.
*El ayuno
“Es un medio de preparación espiritual, disciplina y penitencia que se practica sobre todo en tiempo de cuaresma”.
Los católicos estamos obligados al ayuno el miércoles de ceniza, el viernes santo y una hora antes de recibir la comunión.
A parte hay grupos y personas particulares que ayunan según su devoción.
El ayuno obliga desde los 18 hasta los 60 años.
Completando, diremos que la abstinencia que consiste en no comer carne ni caldo de carne, obliga los viernes y días de ayuno, a partir de los 14 años.
Recordemos que según hablaba Jesús sobre el ayuno, lo importante es que purifique nuestra alma y nuestro cuerpo al mismo tiempo.
*Hablemos de la tentación
La tentación en sí misma nunca es pecado.
En el padrenuestro no nos enseñó Jesús a pedir que el Padre nos quite las tentaciones sino que no nos deje caer en ellas.
Las tentaciones vencidas producen algo muy positivo: crecer en la fe y santidad.
Otra pregunta:
Si Jesús no podía pecar, ¿por qué fue tentado?
Posiblemente el diablo lo tentó, como hace siempre con las personas que son buenas.
Pero en el plan de Jesús aparece claro que quería dejarnos la lección de cómo hay que permanecer fuertes en la tentación y cómo vencerla. Es decir, orando, y no como Adán y Eva que en la tentación dialogaron con el diablo y cayeron.
También enseña Jesús que si la tentación viene con palabras de la Biblia mal interpretadas, debemos conocer bien la Palabra de Dios para responder con palabras bíblicas y no con las nuestras.
Te invito a buscar en la lectura del Evangelio de hoy los tres textos bíblicos bien precisos con los que Jesús respondió a la tentación del diablo.
Y ahora, amigos, entremos con ilusión en la penitencia cuaresmal para llegar felices a la Pascua de Jesús.

José Ignacio Alemany Grau, obispo

Comenta

You must be logged in to post a comment Login

Escribe

Homilías

More in Homilías

Reflexión del Evangelio dominical: San Cucufato

Redacción Central22 Julio, 2017

XVI Domingo del tiempo ordinario: Las parábolas del Reino

Redacción Central22 Julio, 2017

Homilía del Domingo XIV del Tiempo Ordinario: Los sencillos saben más que los sabios: ¡Escúchenlos!

Redacción Central8 Julio, 2017

Homilía del Domingo XIII del Tiempo Ordinario: Jesús, el primer amor es exigente

Redacción Central1 Julio, 2017

Homilía del Domingo XII del Tiempo Ordinario: Gracias Jesús, te entregaste por mí

Redacción Central24 Junio, 2017

Homilía en la Solemnidad de Pentecostés

Redacción Central2 Junio, 2017

Homilía en la Solemnidad de la Ascensión del Señor

Redacción Central26 Mayo, 2017

Homilía del VI Domingo de Pascua

Redacción Central21 Mayo, 2017

Homilía: ¿Qué nos dijo Jesús el Domingo V de Pascua?

Redacción Central15 Mayo, 2017

Homilía del IV Domingo de Pascua: El Buen Pastor

Redacción Central6 Mayo, 2017

IV Domingo de Pascua: El Buen Pastor y los sacerdotes

Redacción Central5 Mayo, 2017

Homilía del III Domingo de Pascua

Redacción Central30 Abril, 2017
Compartir
CrestaProject