Homilías

Homilía del III Domingo de Pascua

Homilía del III Domingo de Pascua

Perú Católico, líder en noticias.– La liturgia de hoy nos presenta toda la alegría de la Iglesia de Jesús con motivo de la resurrección de su Esposo amado.
Vamos a fijarnos primero en las frases que directamente nos hablan de este gozo:
*. “Que tu pueblo, Señor, exulte siempre al verse renovado y rejuvenecido en el Espíritu y que la alegría de haber recobrado la adopción filial…” (oración colecta).
*. “Recibe, Señor, las ofrendas de tu Iglesia exultante de gozo, y pues en la resurrección de tu Hijo nos diste motivo de tanta alegría, concédenos participar también del gozo eterno” (oración de ofrendas).

*. En los Hechos, Pedro cita el salmo 15 que será nuestro salmo responsorial:
“Tengo siempre presente al Señor… por eso se me alegra el corazón, exulta mi lengua y mi carne descansa esperanzada”.
*. En el Evangelio veremos cómo los dos de Emaús dicen “¿no ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?”
Era el gozo de descubrir la fidelidad de Jesús que había prometido resucitar.
*. En el salmo aleluyático, pedimos:
“Haz que arda nuestro corazón mientras nos hablas”.

Vayamos ahora a las lecturas.
*. La primera es el gran discurso de “Pedro, de pie con los once”, que habla a la multitud reunida al percibir los signos externos de la presencia del Espíritu Santo en Pentecostés.
Valientemente proclama la resurrección de Jesucristo y les echa en cara a los judíos que ellos lo “mataron en una cruz”.
Pero apoyando su afirmación en el salmo de David, les hace ver cómo “Dios lo resucitó rompiendo las ataduras de la muerte”.
Por otra parte el mismo apóstol explica lo que ha sucedido en este primer Pentecostés:
“Exaltado por la diestra de Dios, ha recibido del Padre el Espíritu Santo que estaba prometido y lo ha derramado. Esto es lo que estáis viendo y oyendo”.

Papa en Perú

En la segunda lectura, de la carta de Pedro, leemos cómo hemos sido rescatados del pecado de nuestros padres: es algo muy profundo y digno de meditarlo porque este fue el medio que utilizó el Señor para darnos la salvación, la sangre de Cristo:
“No con bienes efímeros, con oro o plata, sino a precio de la sangre de Cristo, el Cordero sin defecto”.
El mismo Pedro nos invita hoy a poner en Dios nuestra fe y nuestra confianza.
Ahora quiero resaltar algunos pensamientos del Evangelio de los discípulos de Emaús:
Este pasaje ha llenado de belleza la poesía, la pintura, la arquitectura, la música religiosa…
Para ayudarles a meditar con más profundidad este espléndido pasaje les ofrezco estos pensamientos:
*. Jesús en persona se acercó a los dos que iban a Emaús y se puso a caminar con ellos.
*. No lo conocieron. Así sucede muchas veces porque Jesús acostumbra ocultarse a los ojos de los hombres para que se enriquezcan caminando en fe.
*. Iban hablando de Jesús y de los grandes acontecimientos de aquellos días. Es interesante resaltar que eran dos, al estilo de los misioneros que pidió Jesús.
*. Una vez más cumplió Jesús su Palabra: “donde hay dos o más reunidos en mi nombre en medio de ellos estoy yo”.
*. Los discípulos cuentan hasta las apariciones del Resucitado, pero regresan sin fe y con una conclusión negativa después de contar cómo las mujeres habían encontrado vacío el sepulcro:

“Pero a Él no lo vieron”.
*. Jesús explica pacientemente las Escrituras, que tantas veces ellos habían leído, pero no habían creído que se estaban cumpliendo en el Maestro.
*. Al llegar al pueblo de Emaús, Jesús hace ademán de seguir adelante pero los discípulos le invitan: “Quédate con nosotros, porque atardece y el día ya va de caída”.
De esta manera merecieron gozar de la promesa de Jesús: “fui peregrino y me hospedaste”.
*. Se sentaron a la mesa y llegó el momento cumbre del encuentro:
Jesús “tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio”.

De esta manera sencilla, Lucas nos da a entender que Jesús consagró el pan y al comerlo se les abrieron los ojos a los discípulos, pero el Señor había desaparecido.
Podemos decir, por tanto, que Jesús celebró como una gran Eucaristía con los de Emaús.

La primera parte de esa Eucaristía fue la Palabra de Dios comentada por el camino y la segunda, la consagración y comunión.
Transformados por la presencia eucarística de Jesús y llenos de fuego y prisa por su amor, regresaron a Jerusalén y se realizó el gran encuentro con los demás apóstoles y discípulos, afirmando ellos cómo lo habían reconocido al partir el pan.

¡El Señor resucitó, aleluya!

José Ignacio Alemany Grau, obispo

More in Homilías

#Discernir con los Arcángeles: Reflexión del Domingo XXV del Tiempo Ordinario

Redacción Central23 Septiembre, 2017

Homilía del XXIV Domingo del Tiempo Ordinario: Perdona y te perdonarán

Redacción Central16 Septiembre, 2017

Homilía del XXIII Domingo del Tiempo Ordinario: No tengas más deudas que el amor

Redacción Central9 Septiembre, 2017

#DiosSeduce: Reflexión del Domingo XXII del Tiempo Ordinario

Redacción Central2 Septiembre, 2017

Homilía del XXII Domingo del Tiempo Ordinario: Cuando el que seduce es Dios

Redacción Central1 Septiembre, 2017

Homilía del XXI Domingo del Tiempo Ordinario: ‘Llaves de Pedro’

Redacción Central26 Agosto, 2017

Homilía del XX Domingo del Tiempo Ordinario

Redacción Central19 Agosto, 2017

Reflexión del Evangelio dominical: San Cucufato

Redacción Central22 Julio, 2017

XVI Domingo del tiempo ordinario: Las parábolas del Reino

Redacción Central22 Julio, 2017

Homilía del Domingo XIV del Tiempo Ordinario: Los sencillos saben más que los sabios: ¡Escúchenlos!

Redacción Central8 Julio, 2017

Homilía del Domingo XIII del Tiempo Ordinario: Jesús, el primer amor es exigente

Redacción Central1 Julio, 2017

Homilía del Domingo XII del Tiempo Ordinario: Gracias Jesús, te entregaste por mí

Redacción Central24 Junio, 2017
Compartir
CrestaProject