Homilías

Homilía del V Domingo de Cuaresma: La Resurrección de Lázaro

Homilía del V Domingo de Cuaresma: La Resurrección de Lázaro

Comencemos admirando esta idea del prefacio que se refiere al Evangelio del día, la resurrección de Lázaro:
Jesús, “hombre mortal como nosotros, que lloró a su amigo Lázaro, y Dios y Señor de la vida que lo levantó del sepulcro, hoy extiende su compasión a todos los hombres y por medio de sus sacramentos los restaura a una vida nueva”.
Ezequiel
Profetizó la resurrección de los muertos que hará el Espíritu Santo y así reunirá a los difuntos dispersos en su pueblo Israel… “y sabréis que yo el Señor lo digo y lo hago”.
En la tradición de la Iglesia católica siempre se ha entendido esta profecía en el sentido de que los hombres resucitarán para ser glorificados o condenados, según sus obras.
De esta profecía sale garante el Señor que promete su Espíritu para realizar el milagro.
Salmo 129
Oración del alma consciente de sus pecados pero segura de la misericordia de Dios.
El salmista pone su confianza en Dios y anima a Israel a confiar en el mismo Señor.
Amigo, tú y yo tenemos también de qué arrepentirnos. Recemos con fe este salmo en el ambiente cuaresmal porque “del Señor viene la misericordia y la redención copiosa”.
Pablo
El apóstol nos advierte que los que están sujetos al pecado no tienen el Espíritu de Cristo y no pertenecen a Cristo ni pueden agradar a Dios. En cambio advierte a los romanos que ellos no están sujetos a la carne sino “al Espíritu que habita en vosotros”.
De ahí procede la certeza de que resucitarán para siempre, porque el Espíritu que resucitó a Jesús de entre los muertos está dentro de ellos.
Este es precisamente el mensaje que nos da hoy la liturgia: el Espíritu Santo que resucitó de entre los muertos a Cristo Jesús vivificará también nuestros cuerpos mortales porque habita en nosotros.
Qué hermoso recordar que somos templos del Espíritu Santo:
¡Dios habita en mí!
Aclamación
El versículo de aclamación nos pide un gran acto de fe en Cristo que afirmó en la casa de las hermanas de Lázaro:
“Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí no morirá para siempre”.
Hermanos, repitamos juntos con santa Marta:
“Sí, Señor, yo creo que tú eres el Hijo de Dios”. Tú eres la resurrección y la vida.
El Evangelio
Como los dos hermosos párrafos de los domingos anteriores, hoy tenemos un largo párrafo que meditar. Te invito a que lo hagas tú personalmente. Quizá te puedan ayudar estos pensamientos:
*Jesús está lejos huyendo de los judíos, porque aún no había llegado su hora.
Las hermanas de Lázaro le envían un mensaje que nos ayuda mucho para nuestra oración personal, sobre todo cuando se trate de pedir. Ellas tenían muchos motivos para exigir la presencia de Jesús en su casa y sin embargo dicen únicamente:
“Señor, el que tú amas está enfermo”.
Aprendamos a pedir con mucha confianza y sencillez.
*Jesús deja pasar el tiempo para realizar un milagro muy especial por aquella familia tan querida y al fin decide visitarlos.
Los apóstoles temían por la vida de Jesús, ya que los fariseos habían decidido matarlo.
Tomás en aquel momento se hace el valiente:
“Vamos también nosotros y muramos con Él”.
Lástima que a la hora de la verdad no lo cumplió.
¡Cuántas veces nos pasa a nosotros lo mismo!
*Bellísimo el acto de confianza de las dos hermanas que, como si se hubieran puesto de acuerdo, le dijeron a Jeús por separado:
“Si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano”.
*Examina de manera especial el gran acto de fe de Marta:
“Sí, Señor, yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios que tenía que venir al mundo”.
*Es impresionante el versículo más breve de toda la Biblia: “Jesús se echó a llorar”. “Dominus flevit” es la capilla de Jerusalén que recuerda este momento. Jesucristo llorando por la muerte de su amigo Lázaro y el dolor de las hermanas.
*Jesucristo resucitó al tercer día, es decir, antes que empezara la corrupción, según la concepción de entonces. Por eso Marta advierte al Señor que ya es el cuarto día, es decir ya está en corrupción.
Jesús, sin embargo, manda al difunto: “¡Lázaro, sal fuera!” y el muerto salió resucitado.
Que la esperanza nos ayude a confiar en esta verdad de fe:
Jesucristo un día llamará nuestros cuerpos mortales a la vida, pero no a una vida temporal, como la de Lázaro, sino a la vida eterna.
Amigos, meditemos gozosos una vez más las palabras de Jesús:
“Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí aunque haya muerto vivirá”.

José Ignacio Alemany Grau, obispo

Comenta

You must be logged in to post a comment Login

Escribe

More in Homilías

Reflexión del Evangelio dominical: San Cucufato

Redacción Central22 Julio, 2017

XVI Domingo del tiempo ordinario: Las parábolas del Reino

Redacción Central22 Julio, 2017

Homilía del Domingo XIV del Tiempo Ordinario: Los sencillos saben más que los sabios: ¡Escúchenlos!

Redacción Central8 Julio, 2017

Homilía del Domingo XIII del Tiempo Ordinario: Jesús, el primer amor es exigente

Redacción Central1 Julio, 2017

Homilía del Domingo XII del Tiempo Ordinario: Gracias Jesús, te entregaste por mí

Redacción Central24 Junio, 2017

Homilía en la Solemnidad de Pentecostés

Redacción Central2 Junio, 2017

Homilía en la Solemnidad de la Ascensión del Señor

Redacción Central26 Mayo, 2017

Homilía del VI Domingo de Pascua

Redacción Central21 Mayo, 2017

Homilía: ¿Qué nos dijo Jesús el Domingo V de Pascua?

Redacción Central15 Mayo, 2017

Homilía del IV Domingo de Pascua: El Buen Pastor

Redacción Central6 Mayo, 2017

IV Domingo de Pascua: El Buen Pastor y los sacerdotes

Redacción Central5 Mayo, 2017

Homilía del III Domingo de Pascua

Redacción Central30 Abril, 2017
Compartir
CrestaProject