Homilías

Homilía del VI Domingo del Tiempo Ordinario: Hay que defender la humanidad

Homilía del VI Domingo del Tiempo Ordinario: Hay que defender la humanidad

Perú Católico, líder en noticias.- Este domingo la liturgia nos presenta una de las enfermedades más temidas de la antigüedad que siempre se ha tomado como un símbolo del pecado que aparta a las
personas y a la comunidad de Dios.
Meditemos las lecturas del día:

Levítico

Muy dura era la situación del leproso en aquel tiempo.
Un hombre con lepra era considerado siempre como impuro y se le obligaba a
actuar de esta manera tan dolorosa:
“El que haya sido declarado enfermo de lepra andará harapiento y despeinado, con
la barba tapada y gritando: ¡impuro, impuro!”
Así debía andar gritando, para que nadie se le acercara y tenía que vivir solo, fuera
del campamento.
La razón de esto para nosotros incomprensible era para defender de la
contaminación a la comunidad.
En parte es comprensible porque no contaban con los medios que tenemos en
nuestros días. Hoy se trata la enfermedad de otra manera, aunque también ahora
hay personas con la lepra (según la OMS hay en el mundo 216108 casos).
Pero es bueno que desde el principio comentemos una dolorosa realidad y es que, si
la sociedad está más o menos libre de la lepra física, nos encontramos actualmente
con una lepra mucho más terrible y es el pecado, tanto el individual como el social.
La humanidad huye hoy de la enfermedad y tiene pánico a la muerte por lo cual es
mal visto hablar de ella.
Pero es mucho más grave la enfermedad del alma y la contaminación social del
pecado, que la física.
De qué manera tan distinta enfrentan la enfermedad y la muerte, tanto ayer como
hoy, los verdaderos cristianos.
Qué hermoso es recordar la actitud del Papa Benedicto XVI que ve declinar su vida
y nos ha escrito hace unos días a todos, también a ti amigo lector:
“Me ha conmovido que tantos lectores de su periódico desean saber cómo estoy
transcurriendo este último periodo de mi vida. Solo puedo decir al respecto que, en
la lenta disminución de mis fuerzas físicas, interiormente estoy en peregrinación
hacia Casa”.
Es una gran gracia para mí estar rodeado, en esta última parte de camino a veces
un poco fatigoso, de un amor y una bondad tales que no habría podido imaginar.
En este sentido considero necesaria también la pregunta de sus lectores como
acompañamiento. Por eso no puedo hacer otra cosa que darle las gracias y
asegurarles mi oración. Cordiales saludos, Benedicto XVI” (Il Corriere della Sera).

Salmo responsorial (31)

Nos enseña que Dios es el único refugio que tiene el pecador:
“Tú eres mi refugio, me rodeas de cantos de liberación”.

A continuación el salmista hace un hermoso acto de arrepentimiento y siente el
perdón de Dios:
“Había pecado, lo reconocí, no te encubrí mi delito; propuse: confesaré al Señor mi
culpa, y tú perdonaste mi culpa y mi pecado”.
Qué bueno será que hagamos nosotros también un examen de nuestra vida ahora
que llega la cuaresma.

San Pablo

Este gran apóstol se siente tan identificado con Jesucristo que llega a decirnos:
“Sigan mi ejemplo como yo sigo el de Cristo”.
Y para ello, de una manera muy concreta, nos invita a actuar así:
“Cuando comáis o bebáis o hagáis otra cosa, hacedlo todo para gloria de Dios”.
Así han vivido siempre los santos, y especialmente recordamos a San Ignacio con su
famoso lema pidiendo a sus hijos que actúen siempre “para mayor gloria de Dios”.

Verso aleluyático

Nos ayuda a reconocer a Jesucristo en el principio del año litúrgico como el gran
profeta que surgió en Israel. Como este profeta era Jesús, verdadero Dios y
verdadero hombre, nos invita a pensar que por medio de Él “Dios ha visitado a su
pueblo”.

Evangelio

En este ambiente duro de los enfermos de lepra nos encontramos con un leproso
que en lugar de huir de Jesús y de los que lo acompaña se acerca al Maestro y de
rodillas hace un precioso acto de fe:
“Si quieres puedes limpiarme”.
Tenemos que admirar también la grandeza de Jesucristo que no solo no le manda
alejarse sino que “le extendió la mano y lo tocó”.
Tocar a un leproso era inconcebible en aquel tiempo.
El Papa Francisco nos repite con frecuencia que “hay que tocar carne”.
Es decir, tener cercanía con los enfermos.
La respuesta de Jesús a la oración tan simple como profunda es maravillosa:
“¡Quiero!… ¡Queda limpio!”
El enfermo se curó instantáneamente. Así cura Jesús tanto el cuerpo como el alma.
Amigo, acerquémonos también nosotros a Jesús y pidámosle que nos “limpie”
personalmente a cada uno y que tenga la bondad de limpiar esta sociedad tan difícil
y confundida.

José Ignacio Alemany Grau, obispo

More in Homilías

Homilía del I Domingo de Cuaresma: “Escuchen a mi hijo”

Redacción Central24 Febrero, 2018

Homilía del I Domingo de Cuaresma: Conviértanse y crean

Redacción Central18 Febrero, 2018

Homilía del V Domingo del Tiempo Ordinario: Jesús, el misionero inquieto

Redacción Central4 Febrero, 2018

Homilía del IV Domingo del Tiempo Ordinario: Una luz sobre Galilea

Redacción Central27 Enero, 2018

Homilía del III Domingo del Tiempo Ordinario: Si Dios te llama ¡di que sí!

Redacción Central20 Enero, 2018

Homilía del II Domingo del Tiempo Ordinario: San Bonito

Redacción Central13 Enero, 2018

Homilía del Bautismo del Señor

Redacción Central6 Enero, 2018

Homilía del Tercer Domingo de Adviento

Redacción Central17 Diciembre, 2017

Homilía del Segundo Domingo de Adviento

Redacción Central9 Diciembre, 2017

Homilía del Primer Domingo de Adviento

Redacción Central2 Diciembre, 2017

Homilía del XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario: Pasa al banquete de tu Señor

Redacción Central18 Noviembre, 2017

Homilía del XXXII Domingo del Tiempo Ordinario: La Sabiduría

Redacción Central11 Noviembre, 2017
#header{ background-image:none;} footer{ background-image:none;} footer:before{ background-image:none;}

Calendario de noticias

Febrero 2018
MTWTFSS
« Jan  
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728 

Suscríbete

Copyright © 2018 Derechos reservados

Compartir
CrestaProject