Homilías

Homilía del XXII Domingo del Tiempo Ordinario: Cuando el que seduce es Dios

Homilía del XXII Domingo del Tiempo Ordinario: Cuando el que seduce es Dios

Perú Católico, líder en noticias.- En la liturgia de hoy podemos meditar cada uno hasta qué punto tenemos verdadera intimidad con Dios y cuánto nos condiciona el amor que le tenemos.

El profeta Jeremías
Jeremías se presenta como un muchacho que ha pasado un tiempo y repiensa su apostolado como profeta:
“Me sedujiste, Señor, y yo me dejé seducir”… Medimos las fuerzas y Dios pudo más que yo.
Se dio cuenta de que el resumen de sus predicaciones y predicciones era poco agradable al pueblo de Israel y todos se reían del profeta.
Jeremías lucha y saca una dolorosa conclusión que nunca podrá cumplir: ya no quiero nada con Dios. No me acordaré más de Él:
“No hablaré más en su nombre”.
Sin embargo la conclusión y la realidad son distintas. Venció la Palabra del Señor porque le quemaba por dentro. Era fuego en sus entrañas.
Te invito a meditar:
¿Te ha seducido el Señor? ¿Sientes que su amor está por encima de todo?
¿Te comprometiste de verdad con tu Creador alguna vez en tu vida?
Por otra parte, ¿te has peleado y quisiste dejar a Dios porque… no triunfas como querías… porque murió un ser querido…?
¿Has mandado a rodar alguna vez a Dios?
¿Quién es más fuerte en ti, Dios o tú mismo?
Un consejo:
Déjate seducir por Dios. Un día le darás la razón.
Pablo a los Romanos
Muchos juegan con el cuerpo (el suyo o el de otros) y aceptan todo tipo de placer porque… ¡me gusta!
El cuerpo es indispensable para la vida humana. Dentro de él habita el alma que nos hace seres humanos: alma y cuerpo.
Dios al darnos la vida divina en el bautismo entró en nuestro ser y por tanto nos pide que la limpieza del cuerpo acompañe la santidad del alma en la que Dios habita.
Por eso pide el apóstol:
“Os exhorto por la misericordia de Dios a presentar vuestros cuerpos como hostia agradable a Dios”.
Por eso el mismo San Pablo, escribiendo a los Corintios les dirá:
“¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo?… ¿Acaso no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo que habita en vosotros y habéis recibido de Dios”.
Y todavía es más fuerte la enseñanza de Pablo:
“Ya no os pertenecéis”.
El motivo es grande.
Todos nosotros “hemos sido comprados a buen precio”, la sangre de Cristo, como dirá San Pedro.
Pablo enseña también un poco antes en la misma carta:
“¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros?”
Sigue leyendo en particular 1Co 3,17.
Por nuestra parte terminamos con las palabras de Pablo:
“Glorificad a Dios con vuestro cuerpo”.
Verso aleluyático
¿Tiene ojos el corazón?
Pablo entiende que sí, de una manera metafórica, y es lo que nos recuerda este versículo del aleluya:
“El Padre de nuestro Señor Jesucristo ilumine los ojos de nuestro corazón para que comprendamos cuál es la esperanza a la que nos llama”.
Esta esperanza, como puedes entender en este domingo, es para la liturgia, la entrega total a Dios.
El Evangelio
El Evangelio de hoy trata de diversos temas:
Después de escoger a Pedro como su representante entre los apóstoles, Jesús advierte a todos “que tiene que ir a Jerusalén y padecer allí mucho por parte de los ancianos… y ser ejecutado”. Y añade que “al tercer día resucitará”. Evidentemente que esto, si lo entendieron, fue demasiado fuerte para todo el grupo y Pedro llevando a Jesús aparte, le dice:
“¡No lo permita Dios! Eso no puede pasarte”.
Pero Cristo, no aceptando ese aparte de Pedro dice, de modo que lo oigan todos:
“Quítate, satanás, que me haces tropezar; piensas como los hombres, no como Dios”.
Jesús añade:
“El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y que me siga”.
Terminemos pensando que si una persona se ha dejado seducir por Dios y ha vivido según el Evangelio debe sentirse feliz porque un día Jesús “vendrá… con la gloria de su Padre y entonces pagará a cada uno según su conducta”.

José Ignacio Alemany Grau, obispo

Papa en Perú
Homilías

More in Homilías

Homilía del XXIV Domingo del Tiempo Ordinario: Perdona y te perdonarán

Redacción Central16 Septiembre, 2017

Homilía del XXIII Domingo del Tiempo Ordinario: No tengas más deudas que el amor

Redacción Central9 Septiembre, 2017

#DiosSeduce: Reflexión del Domingo XXII del Tiempo Ordinario

Redacción Central2 Septiembre, 2017

Homilía del XXI Domingo del Tiempo Ordinario: ‘Llaves de Pedro’

Redacción Central26 Agosto, 2017

Homilía del XX Domingo del Tiempo Ordinario

Redacción Central19 Agosto, 2017

Reflexión del Evangelio dominical: San Cucufato

Redacción Central22 Julio, 2017

XVI Domingo del tiempo ordinario: Las parábolas del Reino

Redacción Central22 Julio, 2017

Homilía del Domingo XIV del Tiempo Ordinario: Los sencillos saben más que los sabios: ¡Escúchenlos!

Redacción Central8 Julio, 2017

Homilía del Domingo XIII del Tiempo Ordinario: Jesús, el primer amor es exigente

Redacción Central1 Julio, 2017

Homilía del Domingo XII del Tiempo Ordinario: Gracias Jesús, te entregaste por mí

Redacción Central24 Junio, 2017

Homilía en la Solemnidad de Pentecostés

Redacción Central2 Junio, 2017

Homilía en la Solemnidad de la Ascensión del Señor

Redacción Central26 Mayo, 2017
Compartir
CrestaProject