Homilías

Homilía del XXXI Domingo del Tiempo Ordinario: ¿Cómo han de ser los servidores de Dios?

Homilía del XXXI Domingo del Tiempo Ordinario: ¿Cómo han de ser los servidores de Dios?

Perú Católico, líder en noticias.- En este domingo XXXI del tiempo ordinario, ya próximos al final del año litúrgico, la enseñanza de la Iglesia nos lleva a descubrir y hacer realidad cómo debe ser el servidor de Dios. De esto nos hablará tanto Malaquías como Pablo y el mismo Jesucristo.
Malaquías
El profeta nos enseña cuál ha de ser la actitud del sacerdote que sirve a Dios.
Ante todo debe dar gloria al gran Rey y hacer que su nombre sea respetado.
El sacerdote tiene que obedecer a Dios para recibir su bendición.
Sin embargo el sacerdote no ha cumplido los deberes tal como resalta el profeta:
+ Apartándose del camino.
+ Haciendo acepción de personas en el trato con los más pobres.
+ Haciendo que los fieles tropiecen en la ley en vez de servirla con fidelidad invalidando la alianza, no habiendo guardado los caminos del Señor.
Contra los que actúan así se oye la voz del Señor que defiende al débil frente a los responsables espirituales del pueblo.
La conclusión que nos permite sacar Malaquías es ésta:
Todos tenemos un mismo Padre que nos creó a todos por igual y por tanto debemos respetarnos mutuamente y ayudarnos a mantenernos en el camino de la ley del Señor.
Salmo responsorial (130)
Nos habla de cómo debe ser el corazón del que sirve al Señor. Salmo breve pero lleno de sentido.
A todos nos gusta pensar y sobre todo permanecer en la actitud de que habla el salmista, que se acurruca en los brazos de Dios, como un niño en los brazos de su madre.
Gocemos con los sentimientos de este buen israelita:
“Señor mi corazón no es ambicioso ni mis ojos altaneros… sino que acallo y modero mis deseos como un niño en brazos de su madre”.
Buena oración para este día, repetir con el salmista:
“Espere Israel en el Señor ahora y por siempre”.
San Pablo
Es bonito descubrir debajo de estas líneas de Pablo a los Tesalonicenses cuál fue la actitud de su corazón que a veces llega a presentarse más como madre que como padre:
“Os tratamos con delicadeza, como una madre cuida de sus hijos”.
Es tan grande el cariño que Pablo siente por los Tesalonicenses que les dice cómo deseaba “entregarles no solo el Evangelio de Dios sino hasta nuestras propias personas”. Todo esto, dice san Pablo, es porque los Tesalonicenses “se habían ganado nuestro amor”.
Como buen apóstol, Pablo les recuerda cuántos esfuerzos y fatigas sufrió por ellos y cómo se esmeró por servirles sin ser gravoso.
Hay algo muy importante en este párrafo que debíamos tener nosotros en cuenta, porque a veces no apreciamos la Palabra ni al que nos la enseña. Sin embargo, el que nos da la Palabra de Dios, nos da el mayor regalo ya que nos pone en camino de salvación. Esto es lo que resalta Pablo también en este día:
“No cesamos de dar gracias a Dios porque al recibir la Palabra de Dios, que os predicamos, la acogisteis no como Palabra de hombre, sino cual es en verdad, como Palabra de Dios que permanece en vosotros los creyentes”.
Cuántas veces nos aburrimos escuchando la Palabra o aburrimos a los otros cuando la presentamos:
La Palabra de Dios es muy importante porque nos pone en camino de salvación.
Evangelio
Finalmente, en el Evangelio es Jesús mismo quien con su autoridad recalca, por una parte, la manera cómo actúan los fariseos que lejos de guiar al pueblo israelita hacia el Señor, lo desvían hasta el punto de que Jesús llega a decirles:
“En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y fariseos: haced y cumplid lo que os digan, pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos no hacen lo que dicen”.
No puede haber peor recomendación para un dirigente espiritual del pueblo elegido por Dios.
Nosotros tengamos en cuenta la parte positiva que al final del párrafo bíblico enseña Jesucristo cuando pide:
“No os dejéis llamar maestro porque uno solo es vuestro Maestro y todos vosotros sois hermanos. No llaméis padre a nadie en la tierra porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo”.
Aprendamos bien la lección de hoy:
“El primero entre ustedes será su servidor”.
Para esto necesitamos una gran dosis de humildad y por eso termina diciéndonos Jesús esta frase importante y difícil de cumplir, pero que con la gracia de Dios sí es posible:
“El que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido”.

José Ignacio Alemany Grau, obispo

Homilías

More in Homilías

Homilía del Domingo XXIV del Tiempo Ordinario: Perder la vida por Jesús y el Evangelio

Redacción Central14 Septiembre, 2018

Homilía del Domingo 23 del Tiempo Ordinario

Redacción Central9 Septiembre, 2018

Homilía del Domingo XXI del Tiempo Ordinario

Redacción Central24 Agosto, 2018

Homilía del Domingo XVIV del Tiempo Ordinario: Levántate y come

Redacción Central11 Agosto, 2018

Homilía del Domingo 17 del Tiempo Ordinario

Redacción Central29 Julio, 2018

Solemnidad de Pentecostés: Marchemos tras el Espíritu

Redacción Central19 Mayo, 2018

Homilía del V Domingo de Pascua: Jesús, Señor de la vida

Redacción Central28 Abril, 2018

Homilía del IV Domingo de Pascua: Dar la vida libremente-El gran secreto

Redacción Central20 Abril, 2018

Homilía del Tercer Domingo de Pascua: No olvides a Jesús aunque peques

Redacción Central16 Abril, 2018

Homilía de Domingo de Ramos: Un ramo y el corazón sincero

Redacción Central23 Marzo, 2018

Homilía del IV Domingo de Cuaresma: En víspera de Getsemaní

Redacción Central17 Marzo, 2018

Homilía del III Domingo de Cuaresma: Dios nos salvó en Cristo

Redacción Central10 Marzo, 2018
#header{ background-image:none;} footer{ background-image:none;} footer:before{ background-image:none;}

Calendario de noticias

Septiembre 2018
M T W T F S S
« Aug    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Suscríbete

Copyright © 2018 Derechos reservados

Compartir
CrestaProject