Homilías

II Domingo de Adviento: Preparando el camino a Dios

II Domingo de Adviento: Preparando el camino a Dios

Estamos en el segundo domingo de Adviento.

Las lecturas de hoy vienen llenas de esperanza para el pueblo de Dios y para cada uno de nosotros. Examinemos.

  • El profeta Baruc

No olvidemos la bellísima capacidad que tienen los orientales para personificar las cosas. Jerusalén es un ejemplo importante.

Hoy el profeta Baruc nos presenta a Jerusalén que ha estado vestida de luto por el destierro de sus habitantes y ahora se viste de fiesta porque sus hijos regresan a la patria.

Esos vestidos de lujo son la “justicia de Dios y la diadema de la gloria del Eterno”. A esta Jerusalén, así vestida, el profeta le pide que suba a un monte alto para contemplar a los repatriados que llegan invocando a Dios. De paso, recuerda también, cómo fue la salida al destierro y lo compara con el gozo del regreso.

Para éste, Dios les prepara un camino como el que se hace a los reyes y príncipes de un país.

La descripción es similar a la que nos presenta Isaías (40,4) y que leeremos precisamente en el Evangelio de hoy:
“Dios ha mandado abajarse a todos los montes elevados y a las colinas encumbradas, ha mandado llenarse a los barrancos hasta allanar el suelo para que Israel camine con seguridad, guiado por la gloria de Dios”.

Todavía un detalle más del Dios enamorado de su pueblo, que hace que los árboles le brinde sombra y aroma agradable mientras camina. Y todo con alegría “porque Dios guiará a Israel a la luz de su gloria con su justicia y su misericordia”.

Pensemos que así nos protege también Dios a nosotros, para que podamos llegar a la casa paterna. Y si hay que volver a la comunión y superar problemas, recuerda que Dios siempre te espera con detalles de amor.

  • El salmo responsorial (125) es uno de los llamados “de las subidas”.

Es el salmo que inspira la confianza de Israel en el Dios que nunca lo abandona.

Dentro de esta maravillosa creatividad, el salmista nos presenta las montañas que rodean a Israel como los brazos de Dios que protegen y cuidan la ciudad de Jerusalén:

“Al ir iba llorando llevando la semilla, al volver, vuelve cantando trayendo sus gavillas”.

Dios acoge a los buenos, que son los suyos, y rechaza a los malhechores.

Te invito a rezar este salmo con recogimiento y paz y verás cómo Dios protege a los que confían en Él.

  • Pablo reza “con gran alegría” por los filipenses que son sus predilectos, porque ellos aprendieron bien las enseñanzas que les dio y se convirtieron en valientes evangelizadores.

Además, siempre estuvieron muy cercanos a Pablo en la cárcel y pruebas que tuvo que soportar. También les ofrece el amor verdadero que brota del Evangelio de Jesús, diciéndoles:

“El amor entrañable con el que os quiero en Cristo Jesús”.

Por otra parte, Pablo nos ofrece una enseñanza hermosa para cuando recemos a Dios por nuestros seres queridos:

“Que vuestro amor siga creciendo más y más en el conocimiento y discernimiento de lo que es importante”.

El final de la lectura empalma con lo que la Iglesia pide en esta primera parte del adviento, es decir, que estemos preparados para llegar cargados de frutos al final de la vida:

“Así llegaréis al día de Cristo limpios e irreprochables, cargados de frutos de justicia, por medio de Cristo Jesús para gloria y alabanza de Dios”.

  • Lucas pone muchos detalles históricos al presentar a Juan el Bautista, sobre el cual vino “la Palabra de Dios” como venía sobre los profetas antiguos.

En el mismo capítulo nos presentará, más adelante, otros detalles con toda la genealogía de Jesús e incluso nos dirá que cuando Jesús salió a predicar “tenía unos treinta años”.

En este domingo vemos a Juan predicando las palabras que profetizó Isaías, de las cuales ya hemos hablado líneas arriba.

  • Las últimas palabras son también muy apropiadas para este segundo domingo de adviento: “Toda carne (todo ser humano) verá la salvación de Dios”, palabras que recordaremos en el versículo aleluyático.

(Hay que tener en cuenta que durante el adviento se suprime el Gloria de la misa, pero se mantiene el aleluya):

“Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos. Todos verán la salvación de Dios”.

Pidamos a Dios que este adviento nos vaya cargando de méritos para llegar felices al final de la vida a la casa de Dios como servidores fieles.

José Ignacio Alemany Grau, obispo

 
Grupo 'PERÚ CATÓLICO'
Grupo público · 124,244 miembros
¡ÚNETE AL GRUPO MÁS GRANDE DE CATÓLICOS DEL PAÍS!
'PERÚ CATÓLICO´ es el primer medio de comunicación digital religioso más grande del país, únete y crezcamos en la fe acompañados de miles de personas de todo el mundo.
 
Comenta

...

Homilías

More in Homilías

Homilías del Domingo XV del Tiempo Ordinario: Hay que sembrar

Redacción Central11 Julio, 2020

Homilías del Domingo XIV del Tiempo Ordinario: Dios es fiel

Redacción Central4 Julio, 2020

Homilía del Domingo XIII del Tiempo Ordinario: las exigencias de Jesús

Redacción Central27 Junio, 2020

Homilía del Domingo XII del Tiempo Ordinario: No tengan miedo

Redacción Central21 Junio, 2020

Homilía del domingo del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

Redacción Central13 Junio, 2020

Homilía en la ‘Solemnidad de la Santísima Trinidad’, por Mons. José Ignacio Alemany

Redacción Central6 Junio, 2020

Homilía de Pentecostés: Fiesta del Espíritu Santo

Redacción Central30 Mayo, 2020

Homilía del Domingo de la Ascención

Redacción Central23 Mayo, 2020

Homilía del VI Domingo de Pascua: no nos ha dejado huérfanos

Redacción Central16 Mayo, 2020

Homilía del V Domingo de Pascua: Tú puedes hacer obras más grandes que Jesús

Redacción Central9 Mayo, 2020

Homilía del IV Domingo de Pascua: El Buen Pastor

Redacción Central2 Mayo, 2020

Homilía de Domingo de Resurrección

Redacción Central12 Abril, 2020
Comparte
Comparte