Arzobispado de Piura

PIURA: Gran inauguración de Congreso Internacional ‘La familia, la vida y el acontecimiento guadalupano’

PIURA: Gran inauguración de Congreso Internacional ‘La familia, la vida y el acontecimiento guadalupano’

Perú Católico, líder en noticias.–  Un mar humano de fieles abarrotó el Coliseo del Colegio “Don Bosco” de nuestra ciudad, en el primer día del Congreso Internacional “La Familia, la Vida y el Acontecimiento Guadalupano”, el cual contó con la importante conferencia de Monseñor Enrique Glennie Graue, actual Vicario General y Moderador de la Curia de la Arquidiócesis Metropolitana de México”

Desde las 4:30 pm., se abrieron las puertas del recinto a una multitud de fieles pertenecientes a diversos grupos parroquiales, congregaciones, movimientos, hermandades, asociaciones, alumnos y educadores venidos de las 6 Vicarías Foráneas de nuestra Arquidiócesis, así como de diferentes departamentos del país. También estuvieron presentes Monseñor Isidro Barrio Barrio, Obispo de Huancavelica, Monseñor Daniel Turley Murphy, Obispo de Chulucanas y Monseñor Jesús Moliné Labarta, Obispo Emérito de Chiclayo, así como los sacerdotes, seminaristas, religiosas y monaguillos de Piura y Tumbes. Participaron además las principales autoridades políticas, judiciales, universitarias, civiles y militares de nuestra región. Una de las sorpresas de la noche fue la presentación del internacionalmente reconocido Ballet Folklorico Piurano “Pepe Fernández”, que deleitó a los presentes con unas hermosas danzas mexicanas.

¿Por qué un Congreso sobre la Familia, la Vida y el Acontecimiento Guadalupano?

Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, quien es el gestor y promotor de esta iniciativa, tuvo a su cargo las palabras inaugurales del evento. Durante su participación explicó la importancia de que en un Congreso Internacional se pueda profundizar en el estudio y la reflexión acerca de la Familia, la Vida y el Acontecimiento Guadalupano: “Porque, promover, defender y fortalecer a la familia y su unidad, es de las tareas más importantes que hay hoy en día para fortalecer a Piura y Tumbes y garantizar su futuro. No hay que olvidar que la familia, fundada en el matrimonio entre un varón y una mujer, constituye el ámbito de formación integral de los futuros ciudadanos de un país y de los futuros cristianos. Es en la familia donde se inculcan, desde los primeros años de vida, las virtudes humanas como la veracidad, la honradez, la responsabilidad, la generosidad, el servicio y la solidaridad, y donde los padres pasan el don de la fe a sus hijos. A pesar ser una institución tan importante y decisiva, pues sin familia no hay futuro, a escasos dos años de celebrar el Bicentenario de la Independencia del Perú, ella está muy abandonada y viene sufriendo un impacto negativo sea por la acción o inacción de un Estado que no comprende su rol fundamental.

“A esto hay que añadir que son constantes las amenazas contra la Vida en nuestro país, como son los dolorosos y recientes casos de la abortiva Píldora del Día Siguiente y del Protocolo de Aborto Terapéutico. Nunca hay que olvidar que la vida humana es sagrada e inviolable desde la concepción hasta su fin natural con la muerte, y que por tanto custodiar el sagrado tesoro de toda vida humana, rechazando el aborto y protegiendo al niño por nacer, es el mejor modo de prevenir cualquier forma de violencia y el camino más seguro para construir una genuina cultura de paz”, acotó nuestro Pastor.

Monseñor Eguren se refirió también al hermoso mensaje que encierra la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe: “Finalmente el Acontecimiento Guadalupano ilumina la importancia de lo anteriormente dicho porque contiene un mensaje a favor de la Familia y de la Vida. En efecto, en los ojos de la Virgen de Guadalupe aparece un “grupo familiar indígena”. Se trata de una agrupación compuesta por una mujer joven que se destaca por estar al centro del grupo y parece mirar hacia abajo, que sería la mamá. Junto a ella está un hombre con sombrero y entre ambos, una pareja de niños. Otro par de figuras representando un hombre y mujer maduros; probablemente los abuelos de esta familia. Esto se ha descubierto recientemente gracias a la tecnología de nuestros tiempos por tanto dentro del milagro de Guadalupe, ocurrido en 1531, hay un mensaje para nosotros en este tercer milenio: El futuro de la humanidad pasa necesariamente por la familia. El avance de la tecnología ha coincidido con una época en que la familia es denigrada en todo el mundo, por esto, podemos afirmar que la Virgen quiso que en nuestro tiempo la familia sea puesta de relieve”.

“Asimismo la imagen de Santa María de Guadalupe tiene un poderoso mensaje anti aborto y a favor de la Vida: la Virgen está embarazada: Se muestra sin el Niño en sus brazos pero con el Niño Dios en su vientre, y éste es un mensaje poderosísimo ante la cultura de la muerte, ante el hecho de que muchos niños mueren abortados antes de nacer. De todo esto y mucho más, nos explicarán en estos días con gran piedad y ciencia nuestros distinguidos conferencistas, los Reverendos Monseñores, Enrique Glennie Graue y Eduardo Chávez Sánchez y el Reverendo Padre Guillermo Gutiérrez Fernández, a quien damos la más cordial bienvenida y les expresamos nuestra profunda gratitud por haber venido trayéndonos desde el Tepeyac la bendición de Nuestra Madre”, concluyó nuestro Pastor.

La belleza del Matrimonio y la Familia en el Evangelio según San Juan

Monseñor Glennie, durante su conferencia, destacó que: «El Evangelio presenta el tema del amor como estilo de vida propio de los cristianos. Este es un punto central de la teología de Juan y un punto central en la vida del matrimonio y la familia. Los discípulos, cumpliendo el mandato del amor y del servicio fraterno, acogen y reciben al Señor. Habiendo recibido el don total de Jesús, no pueden guardarlo para sí mismos; ellos han de convertirse en un don para los demás. En esto consistirá su alegría, en entregarse por amor»

También se refirió a las bienaventuranzas como fuente de espiritualidad para la parejas: «Los esposos deben brindarse siempre el uno al otro, lo deben compartir todo en la comunidad del amor que crearon, sin levantar banderas de propiedad privada. No deben guardar nada porque todo lo tienen al servicio del otro. Los esposos, a pesar de las dificultades, deben seguir creyendo que todo es posible para los que se aman. Por eso lo esperan y necesitan todo el uno del otro, como en el primer día. Pero también deben ser conscientes que no todo es felicidad, que habrá lagrimas. Felices los esposos que saben llorar porque reconocen sus errores, porque a través del dialogo han descubierto su egoísmo, su orgullo, sus celos. Felices porque saben perdonarse y comenzar de nuevo. Queridos hijos, sólo los esposos capaces de tener un corazón sencillo podrán ser felices, porque su amor y su mente son auténticos. El amor no necesita explicaciones, todo está a la luz. Pero el matrimonio debe además tener hambre y sed de ser cada vez mas perfecto, porque el matrimonio no es una realidad que termina el día de la boda, sino algo que es comunicación que nunca termina. Para que los esposos sean verdaderamente felices es necesario que tengan un corazón limpio y el mejor instrumento para lograr la pureza de corazón es el perdón. Los esposos felices son los que construyen la paz, dominando su genio, superando su carácter, reconociéndose no superiores, sino iguales, creando tranquilidad  y serenidad en el hogar. Pero no olviden que el amor tiene que ser probado, y para ser verdadera y maduramente felices hay que superar las pruebas del amor, como son la desilusión, la rutina, la tentación y la muerte del yo. Cuando un matrimonio ya no busca y no anhela nada se vuelve aburrido, cansado, esclerotizado y endurecido. Sean matrimonios decididos a vivir la Buena Nueva de Jesús, no tengan temor de enfrentar los prejuicios sociales y morales. Felices los esposos que , unidos por un profundo y sólido amor, son capaces de ser ellos mismos».

Arzobispado de Piura

Visita Arzobispado de Piura

Comparte
Comparte