Homilías

Tercer Domingo de Adviento: ¡ALEGRÍA!: se acabó el destierro

Tercer Domingo de Adviento: ¡ALEGRÍA!: se acabó el destierro

Hoy es el domingo de la alegría y de la esperanza.

Los que tienen dentro de la corona de Adviento las velas moradas, hoy cambian la tercera velita por una de color rosado que indica la alegría y la seguridad que nos trae a todos el Mesías prometido por Dios que nos viene a redimir.

A nosotros ya nos redimió Jesús pero recordamos con amor la felicidad de su presencia y aprovechamos su sangre redentora que colmó nuestra esperanza.

Esta alegría es la que quiere traernos de una manera especial el tercer domingo de Adviento, domingo de alegría y cercanía con Jesús que vino, viene y vendrá.

  • El Evangelio

Nos presenta a Juan el Bautista que no era precisamente una “caña sacudida por el viento”. Tampoco vestía lujosamente, pero era más que un profeta.

Jesús dijo de él que ningún nacido de mujer era más grande que el Bautista.

A este gran predicador lo metieron en la cárcel y un buen día envió a discípulos suyos para que preguntaran a Jesús:

“¿Eres tú el que ha de venir o esperamos a otro?”

No sabemos si el Bautista dudaba de Jesús o si lo que pretendía era confirmar a sus discípulos en la fe, porque ya sabemos cómo varias veces Juan dio testimonio público sobre Jesucristo.

La respuesta de Jesús es indirecta porque lo hace citando al profeta Isaías: “aquel día oirán los sordos las palabras del Libro; sin tinieblas ni oscuridad verán los ojos de los ciegos. Los oprimidos volverán a alegrase en el Señor y los pobres se llenarán de júbilo”. Para concluir que se están cumpliendo en Él las profecías sobre el Mesías.

La lección de este día de Adviento que debemos aprovechar es por un lado la verdadera conversión del corazón y por otro la fidelidad hasta la muerte.

Ese es el ejemplo del gran Juan Bautista que selló su apostolado al servicio de Cristo con el martirio.

  • Santiago

Nos invita a tener paciencia, esa virtud que nos suele faltar a todos, especialmente cuando hay un insulto, una cola larga, un “vuelva mañana” o frente a la injusticia.

Paciencia es la ciencia de la paz en el alboroto.

Imitemos al campesino que expone la semilla a la sequía y a la lluvia o a las plagas: ¡cuánta paciencia! Y al final, una granizada se lleva todo… o el trigo alegra los graneros.

También nos pide Santiago que imitemos a los profetas que hablaban del lejano Mesías y tantas veces por ese motivo eran perseguidos.

El Señor es quien nos juzgará. Mientras tanto mantengamos serenidad y paz porque Dios no falla y el fruto de la encarnación es para todos.

  • Aleluya

El Señor está sobre ti desde el bautismo y te ha enviado… ¿a dónde?

Todos tenemos una misión y durante ella tenemos que evangelizar.

  • Salmo responsorial

Es una invitación a poner nuestra confianza únicamente en el Señor y alabarlo toda nuestra vida.

Los seres humanos, aunque sean príncipes y tengan poder, “no nos pueden salvar, exhalan el espíritu y vuelven al polvo”… pero el Señor sí. Él es el todopoderoso que “hace justicia… liberta… da pan… devuelve la vista a los ciegos”. Él permanece siempre, “es Dios y reina eternamente”.

Trabaja por el bien y recuerda que la única recompensa que vale la pena, te la dará Dios.

  • Primera lectura

Es de Isaías y canta la alegría del regreso de Babilonia:

Todo son bendiciones del Señor y felicidad de los desterrados que vuelven a Jerusalén.

Este capítulo (15) que pretende recoger la alegría de los que vuelven felices a su patria… y hasta la naturaleza se hace eco de esa felicidad.

Hoy recoge la liturgia estos momentos para invitarnos a una alegría profunda a nosotros, “los desterrados hijos de Eva” para que lleguemos a la patria del cielo donde todo será gozo, himnos, salmos y felicidad.

Qué bella descripción hace de esto Isaías.

“Llegarán a Sión con cantos de júbilo: alegría sin límites en sus rostros. Los dominan el gozo y la alegría. Quedan atrás las penas y la aflicción”.

Por aquí quiere la liturgia que camine la verdadera alegría de los hijos de Dios redimidos por el Mesías, Jesucristo.

José Ignacio Alemany Grau, obispo

Click to add a comment

You must be logged in to post a comment Login

Escribe

Homilías

More in Homilías

Homilía en el ‘Domingo de la Misericordia’

Redacción Central22 Abril, 2017

Homilía de Domingo de Ramos

Redacción Central8 Abril, 2017

Homilía del V Domingo de Cuaresma: La Resurrección de Lázaro

Redacción Central1 Abril, 2017

Homilía del IV Domingo de Cuaresma: El ciego que vio la luz

Redacción Central25 Marzo, 2017

Homilía del III Domingo de Cuaresma: Si conocieras el don de Dios

Redacción Central18 Marzo, 2017

La Transfiguración: Homilía del Segundo Domingo del Tiempo de Cuaresma

Redacción Central10 Marzo, 2017

Homilía del I Domingo de Cuaresma

Redacción Central4 Marzo, 2017

Homilía del Domingo VIII del Tiempo Ordinario

Redacción Central26 Febrero, 2017

Homilía del VII Domingo del Tiempo Ordinario: Tú eres Templo del Espíritu Santo

Redacción Central18 Febrero, 2017

Homilía del tercer Domingo del Tiempo Ordinario: Y la luz era Jesucristo

Redacción Central21 Enero, 2017

Homilía del segundo Domingo del Tiempo Ordinario: Llegó el cordero

Redacción Central13 Enero, 2017

Homilía del Domingo de Epifanía: ¿Cuándo llegará Dios?

Redacción Central7 Enero, 2017
Compartir
CrestaProject