Cuaresma

Homilía del III Domingo del Tiempo de Cuaresma: El Señor está en medio de nosotros

Homilía del III Domingo del Tiempo de Cuaresma: El Señor está en medio de nosotros

Advertencia importante: El calendario litúrgico de la Iglesia católica nos dice:

«En el presente ciclo C se pueden utilizar las lecturas del ciclo A».

Nosotros vamos a seguir esta licencia ya que nos trae el precioso capítulo cuatro de San Juan sobre Jesús y la samaritana. Léanlo por su parte y mediten con profundidad. Gozarán.

  • Éxodo

El texto de hoy nos presenta claramente la debilidad de la fe del pueblo de Israel que, ante las necesidades materiales, reclama a Dios con desesperación, olvidando su grandeza infinita y los portentos que hizo en favor de su pueblo. Como que la fe es opacada por la necesidad material… como nos pasa, sin duda, a nosotros que, como el pueblo torturado por la sed, se pregunta:

«¿Está o no está el Señor en medio de nosotros?»

Una vez más el Señor, complaciente, hace que Moisés «lleve también en su mano el cayado con que golpeaste el río y vete que yo estaré ante ti sobre la peña en Horeb; golpearás la peña y saldrá de ella agua para que beba el pueblo».

Sabemos que las palabras Masá y Meribá significan prueba y riña, respectivamente.

Al ver el prodigio, otra vez el pueblo se arrepiente y sigue, a través del desierto, con la confianza puesta en el Señor.

A nosotros nos asegura Jesús: «Donde están dos o más reunidos en mi nombre, en medio de ellos estoy yo».

Que nunca nos falte esta fe.

  • Salmo 94

Corresponde a la oración que hacemos frecuentemente en el oficio divino en la primera oración del día. El salmo hace una referencia clara a lo sucedido en Ex 17.

Es una invitación a escuchar la voz de Dios y a vivir la fe:

«Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor, no endurezcáis vuestro corazón».

  • San Pablo

El apóstol nos habla de la ternura y misericordia de Dios para con nosotros. Nos enseña que la justificación que Dios nos da por la fe se la debemos a Jesucristo.

Es por Jesús por quien obtenemos la fe que nos permite contar con la gracia y apoyarnos en la esperanza de alcanzar la gloria.

Esta esperanza es fuerte en la caridad «porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado».

Este don del Espíritu Santo es maravilloso y debemos saber aprovecharlo con mucha gratitud.

Finalmente, recalca San Pablo la bondad de Dios que, por Cristo, ha tenido a bien salvarnos a pesar de que éramos pecadores, cosa que no suele suceder entre nosotros, entre quienes «apenas  (se) encontrará uno que muera por un justo».

En cambio, Dios, cuando éramos pecadores murió por nosotros.

  • Evangelio

Entramos en el maravilloso capítulo cuatro de San Juan que es extenso y bello como ningún otro.

Meditemos por parrafitos para sacar mejor provecho:

+ El agua viva

Jesús comienza pidiendo agua a la samaritana y es la samaritana quien termina diciéndole a Jesús: «Señor, dame de esa agua: así no tendré más sed ni tendré que venir aquí a sacarla».

No olvidemos que el agua que da Jesús «se convertirá dentro de (nosotros) en un surtidor que salta hasta la vida eterna». Seguramente que por esto la samaritana olvida llevarse el cántaro.

+ «No tengo marido»

Jesús dice: «Llama a tu marido y vuelve». La mujer le responde que no tiene marido.

Jesús añade: «Tienes razón que no tienes marido: has tenido ya cinco y el de ahora no es tu marido».

La mujer, al verse descubierta, cambia de tema y habla del lugar del culto. Jesús le advierte que en adelante el culto que quiere el Padre es «en espíritu y verdad» más que en un templo físico.

Nosotros podríamos pensar que se trata de verdadera oración trinitaria al Padre, en el Hijo que es la verdad, y en el Espíritu que es la tercera Persona.

+ Llega el momento de la gran revelación

La mujer dice que cuando venga el Mesías «Él nos dirá todo». Jesús le contesta:

«Soy yo, el que habla contigo». No es fácil adivinar la explosión que habría en el corazón de esta inteligente mujer que se fue a llamar a sus paisanos.

+ Llegan los discípulos que, como siempre, no entienden cómo Jesús hablaba con esa mujer. Y, cuando insisten: «Maestro, come», Él dice: «Mi alimento es hacer la voluntad del Padre que me envió y llevar a término su obra».

+ La samaritana, verdadero apóstol

Para atraer a sus paisanos hacia Jesús, les dice: «Me ha dicho todo lo que he hecho».

Cuando los de Sicar ven a Jesús le piden que se quede con ellos.

Jesús los acompaña dos días y después ellos decían a la mujer:

«Ya no creemos por lo que tú dices. Nosotros mismos lo hemos visto y sabemos que Él es de verdad el Salvador del mundo».

José Ignacio Alemany Grau, obispo

Ver más Cuaresma

Homilía del V Domingo del Tiempo de Cuaresma: Está ahí y te llama

Redacción Central03/04/2022

Homilía del IV Domingo del Tiempo de Cuaresma: El Padre Misericordioso

Redacción Central27/03/2022

Tiempo de Cuaresma: Vivirlo en Familia

Redacción Central09/03/2022

Homilía del I Domingo del Tiempo de Cuaresma: nadie que crea quedará defraudado

Redacción Central05/03/2022

Todo sobre Cuaresma: ¿Por qué dura 40 días de Cuaresma?

Redacción Central05/03/2022

Cuaresma: un camino para crecer en la fe y vivir la Semana Santa con sentido

Redacción Central04/03/2022

10 preguntas que todos se hacen en Cuaresma

Redacción Central02/03/2022

¿Qué dice la Iglesia sobre tener sexo en Cuaresma?

Redacción Central02/03/2022

Preguntas y respuestas sobre la Cuaresma 2022

Redacción Central02/03/2022

Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem?

Temporibus autem quibusdam et aut officiis debitis aut rerum necessitatibus saepe eveniet.

Nosotros

Medio de comunicación digital, líder en las informaciones en la Iglesia Católica del Perú. Teléfono: 949 631 689 – WhatsApp: +511 7485020.

Lectores: Más de 10 mil visitas al día a nuestra web. Y más de dos millones de alcance mensual a través de nuestro Facebook.

Calendario noticias

Junio 2022
L M M J V S S
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

©Todos los derechos reservados.