Franco Segura

La muerte de Jesús: ‘El día en que Dios lloró sangre’

La muerte de Jesús: ‘El día en que Dios lloró sangre’

Sus últimos momentos. El mundo lo ha matado, el mundo domina; Jesús suda ante la hora de su muerte, y le está costando gotas de sangre. Todo está culminado, la esperanza parece estar derrotada, la sentencia está dada: ‘sufrir para morir y morir para vivir’. Se acerca el momento de satanás; las tinieblas cubren el cielo y se apoderan del mundo.

Jesús sabe que la salvación está en sus manos, comienza a saborear amargamente su muerte, y los suyos están entre sueños. Ya llega el lobo vestido de cordero entre luces que emanan por el camino, para dar inicio a su pasión. Ya llegaron, ya está el cordero preparado para juzgarlo, para blasfemar, escupir, azotar… para matar.

Jesús padece, sufre hasta lo más profundo de sus entrañas; corazón rajado por el hombre, maltratado como un ladrón, condenado como un asesino y muerto como un gusano. Todos a una sola voz: “crucificadlo, crucificadlo”.

Papa en Perú

Rechinan los dientes de Jesús; el mundo recae sobre él. Él que perdona al malvado, que sana al enfermo, el dulce Jesús sufre, y va a morir. Cargar con la cruz es sin dudad cargar con la malicia de los hombres. ¡Cuán pesada amigo!

Dos clavos para las manos y una para los pies del maestro ¿si al bueno le hacen esto, qué no harán con el malo? Su sangre recorre su cuerpo; la cruz y Dios establecen el amor y el sufrimiento que llevaría al padecimiento. Alzan la cruz con el Dios muriendo a los ojos del mundo, el mundo aclama, pero sus corazones gimen; las tinieblas están en su hora y el mundo agoniza.

Dios está muriendo. La sonrisa de Jesús ya no está, su mirada perdida en sus párpados, su barba pegada por la sangre, sus manos de amor moradas, bañadas en sangre, el rostro del buen Jesús está trastocado, está destrozado, y él está muriendo.

Sus cabellos enterrados por su sangre, que brota de su frente por las heridas de la corona de espinas; el viento va y viene, volando sus cabellos de un lado a otro haciendo salpicar su sangre en rostros de fieras.

Alza la mirada al cielo, y es el encuentro con su Padre; una mirada de amor de Jesús hacia su Padre; sus ojos están en la tierra, pero su mirada está en el cielo; su boca está en la tierra, pero sus palabras en el cielo. Jesús es irreconocible, baja la mirada; agua y sangre brotan de sus ojos muertos al mundo, estremecen los templos, se parten uno por uno. Jesús traga su saliva, sus dientes están de color sangre, abierta la boca, llantos hasta del alma.

Jesús entrega el alma a su padre en un grito de llanto que hace parar su corazón. Su alma se eleva hasta las profundidades del cielo. Dios padre grita de dolor, llora y pareciera que él también va a morir. Maldice al mundo en un grito que llega hasta el principio de la creación y que retumba hasta la eternidad; su hijo ha muerto, lo han matado.

Contar las heridas es absurdo. Dios ha dejado de existir, Dios ha muerto. Su cuerpo está expuesto para todos los tiempos. Hemos crucificado al amor, hemos matado a la vida.

Cabeza caída, cuerpo desvanecido y brazos extendidos, así está Dios.

La cruz se ha vuelto la escalera al cielo, siempre está para los que quieran seguirlo.

“Te espero con mi corazón traspasado y brazos abiertos para mis amigos”. Jesús.

Jesús-clavado-en-la-cruz

Compuesto por Franco Segura, originalmente en el Libro “El Encanto de vivir” (2008)

Comenta

You must be logged in to post a comment Login

Escribe

More in Franco Segura

“La agónica muerte de Jesús de Nazaret”

Redacción Central14 Abril, 2017

¡El cumpleaños de Jesucristo!

Redacción Central24 Diciembre, 2015

Satanás en la Iglesia y en nuestra vida

Redacción Central19 Diciembre, 2015

La vida cristiana en el siglo XXI

Redacción Central26 Noviembre, 2015
Compartir
CrestaProject