Juan Pablo II

VI aniversario de la canonización de Juan Pablo II

VI aniversario de la canonización de Juan Pablo II

Perú Católico, líder en noticias.– Hace seis años el Papa Francisco canonizaba a sus predecesores Juan XXIII y Juan Pablo II. Dos Papas santos muy amados por los fieles que se esforzaron por transmitir el mensaje de la cercanía de la Iglesia a Cristo y a las personas. Corría el año 2014, aquel 27 de abril era el Domingo de la Misericordia, y el Papa Francisco canonizaba a Juan Pablo II y a Juan XXIII, ante la presencia del Papa emérito Benedicto XVII.

L 27 de abril de 2014 fue un momento histórico para la Iglesia con cuatro Pontífices como protagonistas. En efecto, el Santo Padre Francisco, ante la presencia del Papa emérito Benedicto XVII, canonizaba a dos predecesores de ambos Pontífices muy amados por su pueblo: Juan XXIII y Juan Pablo II, “dos hombres valerosos, llenos de parresia del Espíritu Santo”. Así lo decía Francisco en su homilía de la solemne Misa celebrada en la Plaza de San Pedro, aquel II Domingo de Pascua, ante más de quinientas mil personas, procedentes de numerosos países. Y recordaba que precisamente Juan Pablo II había querido dedicar ese día a la Divina Misericordia, en que se muestran de modo especial las llagas gloriosas de Cristo resucitado.

Las llagas de Jesús

El Papa Francisco recordaba que las llagas de Jesús son, al mismo tiempo, “un escándalo para la fe” y “la comprobación de la fe”. Por esta razón, en efecto, estas llagas de Jesús no desaparecen en su cuerpo resucitado, sino que permanecen como “signo permanente del amor de Dios por nosotros”, y son indispensables para creer que “Dios es amor, misericordia, fidelidad”.

Dos Papas santos

Francisco también afirmaba que tanto Juan XXIII como Juan Pablo II “tuvieron el valor de mirar las heridas de Jesús, de tocar sus manos llagadas y su costado traspasado”, sin avergonzarse ni escandalizarse de la carne de Cristo y de su cruz. Sin avergonzarse asimismo “de la carne del hermano, porque en cada persona que sufría veían a Jesús”.

“Fueron dos hombres valerosos, llenos de la parresia del Espíritu Santo, y dieron testimonio ante la Iglesia y el mundo de la bondad de Dios, de su misericordia”

Dos sacerdotes, obispos y Papas del Siglo XX

El Papa Bergoglio se refirió a estos dos nuevos santos como sacerdotes, obispos y Papas del siglo XX, que “conocieron sus tragedias, pero no se abrumaron”.

“En ellos, Dios fue más fuerte; fue más fuerte la fe en Jesucristo Redentor del hombre y Señor de la historia; en ellos fue más fuerte la misericordia de Dios que se manifiesta en estas cinco llagas; más fuerte, la cercanía materna de María”

Dos santos Papas contemplativos

Refiriéndose a “estos dos hombres contemplativos de las llagas de Cristo y testigos de su misericordia”, Francisco decía que ambos tenían “una esperanza viva” y un “gozo inefable y radiante”, que es la que el Señor resucitado da a sus discípulos, “y de los que nada ni nadie les podrá privar”. El Papa también aludía a esa esperanza y gozo pascual que fueron purificados en el “crisol de la humillación”, del vaciamiento, de la cercanía a los pecadores hasta el extremo, es más, “hasta la náusea a causa de la amargura de aquel cáliz”.

“Ésta es la esperanza y el gozo que los dos Papas santos recibieron como un don del Señor resucitado, y que a su vez dieron abundantemente al Pueblo de Dios, recibiendo de él un reconocimiento eterno”

Dos guías guiados por el Espíritu Santo

Tras recordar que “son precisamente los santos quienes llevan adelante y hacen crecer la Iglesia”, el Papa Francisco ponía de manifiesto los servicios prestados por los dos nuevos santos Papas, demostrando la docilidad al Espíritu Santo.

Al “Papa Bueno” y al “Papa de la Familia”, como recuerda la tradición popular a San Juan XXIII y a San Juan Pablo II, el Papa Francisco pedía al final de su homilía:

“Que estos dos nuevos santos pastores del Pueblo de Dios nos enseñen a no escandalizarnos de las llagas de Cristo, a adentrarnos en el misterio de la Misericordia divina que siempre espera, siempre perdona, porque siempre ama”

Institución del Domingo de la Divina Misericordia

Juan Pablo II instituyó el Domingo de la Misericordia en 1992, teniendo en cuanta las visiones de la hermana Faustina Kowalska, la religiosa polaca que vivió a principios del Siglo XIX y que él mismo había canonizado en el año 2000, habiendo sido desde su juventud muy devoto de esta mística.

Presencia ilustre

A esta Misa de canonización asistió el Papa emérito Benedicto XVI, a quien Juan Pablo II le había pedido en 1981 que guiara la Congregación para la Doctrina de la fe. Estos dos Papas estuvieron unidos por una fuerte amistad en la fe.

Motivo de su santidad

Juan Pablo II es santo por haberse reconocido la curación de una grave lesión cerebral que había padecido Floribet Mora de Costa Rica, el 1° de mayo del año 2011, día de la Beatificación de San Juan Pablo II. Mientras la canonización de Juan XXIII fue “Pro gratia”, es decir, sin un milagro atribuido.

Ver más Juan Pablo II

Roban reliquia de San Juan Pablo II

Redacción Central30 Septiembre, 2020

¿Quién era Juan Pablo II para Benedicto XVI? Su grandeza explicada personalmente por su fiel amigo

Redacción Central18 Mayo, 2020

El mundo católico celebra el centenario del nacimiento de Juan Pablo II

Redacción Central18 Mayo, 2020

Papa Francisco: San Juan Pablo II siga intercediendo por la paz en el mundo

Redacción Central18 Mayo, 2020

Papa Francisco frente a la tumba de San Juan Pablo II

Redacción Central18 Mayo, 2020

Los 100 años de Wojtyla explicados a los chicos que no lo conocieron

Redacción Central18 Mayo, 2020

¡HISTÓRICO! San Juan Pablo II sería doctor de la Iglesia y santo patrono de Europa

Redacción Central24 Octubre, 2019

Medio de comunicación digital, líder en las informaciones en la Iglesia Católica del Perú. Bendecidos por el Papa Francisco y premiados por la Conferencia Episcopal Peruana.

Calendario de noticias

Noviembre 2020
L M M J V S S
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Copyright © 2021 Derechos reservados.