Columnistas

39.- Iglesia ante el Bicentenario: Monseñor Bartolomé Herrera (1808- 1864)

39.- Iglesia ante el Bicentenario: Monseñor Bartolomé Herrera (1808- 1864)

Perú Católico, líder en noticias rumbo al Bicentenario de la Independencia. Este artículo es escrito por el Doctor e Historiador José Antonio Benito.

Fue uno de los educadores del Perú que con su ejemplo trato de cambiar el sistema educativo en nuestro país.

 Nació en Lima el 24 de agosto de 1808- murió en Arequipa el 10 de agosto de 1864. En 1813 quedo huérfano; inició su formación intelectual bajo la supervisión de Luís Vélez, su tío materno.

En febrero de 1823 ingresó al Real Convictorio de San Carlos. Al ser evidentes sus aptitudes religiosas, fue el propio rector del convictorio, Manuel José  Pedemonte, quien impulsó su dedicación al sacerdocio, como manifiesta en el documento informativo sobre su conducta, 5 de septiembre de 1829, y en el que plasma una apreciación profética de nuestro protagonista: “Es un joven cuyos pasos he seguido desde sus tiernos años en que ingresó a este convictorio y he admirado siempre una conducta superior a sus años y conforme al buen talento de que Dios le dotó y educación que recibió de sus padres. Ahora que anda en los 22 años de su edad, solicita entrar en el estado eclesiástico a que siempre ha aspirado y me prometo que la iglesia tendrá en él un sacerdote que edificará con su ejemplo e ilustrará con sus luces como lo vemos en este colegio en el que se halla de Maestro de Filosofía, matemáticas y Sagrada Teología y acreedor a obtener en él un empleo superior para el que necesita la mayor respetabilidad y la que conseguirá al menos con el sagrado orden del diaconado,”.

Estudió diversas disciplinas, graduándose como Maestro de Artes. Así mismo, estudió Derecho y luego recibió la orden sacerdotal). Fue un filósofo político conservador, pensador y parte eminente del clero del Perú durante el siglo XIX.

Desde 1834 fue cura de Cajacay (Cajatambo) y alrededores como Chancayan, Ruquia y otros tres pueblos. En 1837 actúa como Secretario de la visita pastoral del Arzobispo Jorge Benavente y es nombrado cura de Lurín y Pachacamac. Aquí se relaciona con el militar José Rufino Echenique y es convocado a Lima por su arzobispo Pasquel.  En este tiempo, fue canónigo y chantre de la Iglesia catedral de Lima.

En 1839 Bartolomé Herrera fue nombrado director de la Biblioteca Nacional, y un año después obtuvo el curato de Lurín. En 1842 asistió, como Rector, al inventario de libros de la biblioteca del Convictorio de San Carlos efectuado durante la visita del doctor Manuel Ascencio Cuadros. Asumió la dirección del diario oficial El Peruano. Fue ministro de Estado.

 En 1846, fue incorporado al Cabildo Arquidiocesano. Ese año leyó su famoso “Sermón por acción de gracias por el aniversario de la Independencia”, con fuerte impronta del providencialismo del francés Bossuet y que marca una frontera en su pensamiento político. Muestra cómo el ambiente revuelto de la guerra de la emancipación se va serenando, permitiendo valorar la cultura de la madre patria y las nuevas realidades que se van alumbrando:

¡Bendito sea el Señor, que después de tantas calamidades, nos concede celebrar el vigésimo quinto aniversario de nuestra vida política! …Los Incas cumplieron con la misión de unificar y civilizar a los indios, pero cuando estaban en guerra fratricida llegó España, la depositaria de la fe católica, quien toma al Perú “en sus brazos”. -Basta tener ojos para saber que el Perú de ahora no es el de los Incas. Las razas que España trajo a habitar en este suelo han formado con la indígena un pueblo nuevo enteramente.

Tres siglos nos llevaron la Madre Patria en sus brazos. Nos aseguró el catolicismo, la unidad de la fe… nos formó como nación. Pero una nación es un conjunto de medios ordenados por la Providencia, para que cumpla sus miras con inteligencia y con voluntad propia. Era preciso, pues, que la nación peruana cumpliera de este modo su destino. El Perú, libre de la autoridad española, permanece siervo del Señor, y sólo en esta servidumbre puede hallar la verdadera libertad” (Te Deum, 28 de julio de 1846)

Durante esos años, también fue parte de la comisión revisora de los libros que ingresaban a la Biblioteca Nacional, dirigida en ese entonces por Francisco de Paula González Vigil y fue docente en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. En ese periodo introdujo los manuales de krausismo alemán, traducidos del francés por él mismo. Posteriormente, es nombrado Rector del Colegio de S. Carlos, por espacio de 10 años, y procura “corresponder con todas mis fuerzas al beneficio de la educación”.

En su doctrina, postulaba que un grupo reducido debía estar al frente de la nación, la “soberanía de la inteligencia”, inspirada en la filosofía francesa de la Restauración contra la “soberanía popular” jacobina de los liberales (Luna Pizarro y José Gálvez).

Simultanea esta labor con el compromiso en la vida pública; ejerce como diputado por Lima en 1849 y se convierte en el presidente de la cámara. En 1851 asumió la Dirección General de Instrucción, creada por el presidente José Rufino Echenique. Además, será Ministro de Justicia y de Culto, así como Embajador del Perú ante la Santa Sede. En 1852 viaja a Roma para gestionar un concordato. En 1854 funda el semanario “El Católico”. En 1857 vuelve a ser diputado y presidente del Congreso Constituyente. Suscribió la Convención Fluvial, por la que el Emperador reinante del Brasil reconoció a las naves peruanas el derecho de libre navegación por el Amazonas

En 1859 fue nombrado obispo de Arequipa, donde ejerce un fecundo e intenso apostolado.

Fue un personaje polifacético: profesor, político (diputado, Ministro, Consejero), diplomático, periodista (director de El Católico escribe varios artículos polémicos en defensa de la religión, convirtiéndose en el bastión de la ortodoxia), apasionado en lograr la síntesis fe-cultura, rector de san Carlos, educador (siendo alumno dio clases), Obispo, Catequista, Admirador de santo Toribio, Amante de la Virgen, Propagador de los Ejercicios…

Fallece en Arequipa, el 10 de agosto de 1864, con tan solo 56 años.

Foto del autor de esta sección y artículo: Doctor e historiador José Antonio Benito.

*No olvides de ingresar a este enlace en donde encontrarás todos los personajes que forjaron nuestra independencia: https://perucatolico.com/c/la-iglesia-ante-el-bicentenario/

Comenta

Deja un comentario

Ver más Columnistas

68.- El padre Inca Justo Sahuaraura (1770-1853)

Redacción Central19/04/2021

67.- Clérigo José Joaquín de Larriva y Ruiz (1780 – 1832)

Redacción Central12/04/2021

66.- Representaciones visuales en la Iglesia de San Pedro Naván (Huacho) en tiempos de independencia

Redacción Central05/04/2021

¡A mi amigo sacerdote en su día!

Franco Segura01/04/2021

65.- Iglesia ante el Bicentenario: Sacerdotes fidelistas que regresaron a España: Juan de la Cruz Errazquin Otamendi (+1831), deán de Arequipa, muere pobre y olvidado en Lezcano

Redacción Central29/03/2021

El origen de las novenas católicas

Redacción Central25/03/2021

‘La creación y la salvación’, por P. Johan Leuridan

Redacción Central25/03/2021

64.- Iglesia ante el Bicentenario: clérigos en el primer Congreso del Perú (1822-1825)

Redacción Central22/03/2021

¿Dónde vamos al morir?

Redacción Central20/03/2021