Columnistas

Artículo: ¡Rezar por el sacerdote!

Artículo: ¡Rezar por el sacerdote!

Perú Católico comparte un artículo del P. Percy Quispe, quien trabaja pastoralmente en la Arquidiócesis de Ayacucho.

Al rezar por el sacerdote en realidad estás rezando por ti, porque de él recibiste el bautismo y la penitencia, de él recibes la Eucaristía, la comunión, de él se recibe la unción y te bendice el matrimonio.

Al rezar por él en realidad estás rezando pro tantas almas a quien él encomienda en la Santa Misa. Reza por tantos niños jóvenes y adultos que atraviesan tantos males y acudirán a él y él, el sacerdote, procurará darles el mejor consejo, no para contentarles el corazón sino para ayudarles a salir de ese embrollo y a veces le dirá cosas que no les guste, pero se los tendrá que decir.

El sacerdote sabe que diciendo la verdad perderá a lo mejor muchos amigos, porque si es un verdadero sacerdote no te dirá palabras que tú quieras escuchar sino palabras que tú debes escuchar para arreglar el problema o dar solución a aquello que te molesta, y por eso para que se mantenga firme en su misión tienes que rezar por él.

Cuando rezas por el sacerdotes estás rezando por aquellas personas que muchas veces no encuentran más sonrisa sino solo de aquel sacerdote que le lleva la palabra y la compañía en sus noches oscuras de alma y de cuerpo.

Cuando rezamos por un sacerdote rezamos por esos ancianos abandonados enfermos en sus casa, por esos discapacitados que a veces la única visita que reciben es del cura del pueblo o del párroco de su parroquia.

Cuando rezamos por un sacerdote rezamos por aquellos enfermos desahuciado que están en su casa o en sus hogares sufriendo y abandonados. Y también rezamos por aquellos que cuidan enfermos y ya se están cansados y que a veces encuentran palabras de descanso, aliento y consuelo en la palabra del sacerdote. Rezas por aquellos que han perdido a un hijo temprano y por aquellos que perdieron la única persona que era su razón de vivir, el esposo, la esposa, la hija o la madre.

Por eso, lo mejor que podemos hacer es rezar por los sacerdotes, por los misioneros, por aquellos que consagraron sus vidas para anunciar la buena nueva aunque sea solo con su presencia en todas partes del mundo, no te olvides de rezar por aquél que te bautizó o te bautizará, por aquél que te confesó o te confesará, por aquél que te casará o te casó. ¡GRACIAS POR REZAR POR MÍ!

P. Percy Quispe
Ayacucho

Ver más Columnistas

100. José Domingo de La Mar y Cortázar, primer presidente constitucional del Perú

Redacción Central29/11/2021

Adviento: que nuestros corazones no estén distraídos

Redacción Central29/11/2021

¿Hay fuego en el purgatorio?

Redacción Central29/11/2021

Un nuevo humanismo, por P. Johan Leuridan

Redacción Central25/11/2021

99. Catedral, corazón Sagrado de la peruanidad

Redacción Central22/11/2021

¿Política y religión? ¿Qué dice la Biblia?

Redacción Central18/11/2021

98. La identidad del Perú forjada al calor del Cristo Moreno

Redacción Central15/11/2021

La decisión ética es el sentido de la vida, por P. Johan Leuridan

Redacción Central15/11/2021

El método experimental y la Ética, por P. Johan Leuridan

Redacción Central10/11/2021

Medio de comunicación digital, líder en las informaciones en la Iglesia Católica del Perú. Bendecidos por el Papa Francisco.

Somos ©Grupo Perú Católico

Diseñada por Webs Católicas

This error message is only visible to WordPress admins
Error: No posts found.

©Todos los derechos reservados.