Homilías

Homilía del Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario: Si buscas la verdadera alegría

Homilía del Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario: Si buscas la verdadera alegría

Que todos necesitamos la felicidad y la alegría y que la buscamos es una realidad que no se puede negar. Pero muchas veces la buscamos donde no está y, lógicamente, no la encontramos.

Hoy nos enseña la liturgia dónde podemos encontrar la verdadera alegría:

En la Palabra de Dios, en la súplica y en el desprendimiento.

Ojalá que la busquemos donde está y ciertamente tendremos un encuentro que nos hará felices con la verdadera alegría que está en el corazón de Dios.

  • Libro de la Sabiduría

¿Cómo encontró Salomón la felicidad verdadera?

Ante todo nos dice que fue fruto de su oración:

“Supliqué y se me concedió la prudencia; invoqué y vino a mí el espíritu de sabiduría”.

Y nos ofrece una serie de comparaciones para decirnos que la verdadera felicidad, es decir, la satisfacción de sus deseos más nobles, la encontró en la sabiduría: Preferible a todos los tronos y la piedra más preciosa.

Nos cuenta a continuación cómo ni la salud ni la belleza ni todos los bienes de la tierra son comparables con esa sabiduría que viene de Dios.

  • Salmo 89

El salmo que la liturgia nos invita a rezar hoy abunda en la misma idea:

“Sácianos de tu misericordia, Señor, y toda nuestra vida será alegría. Por la mañana sácianos de tu misericordia y toda nuestra vida será alegría y júbilo. Danos alegría por los días en que nos afligiste, por los años en que sufrimos desdichas…”.

De esta manera la alegría sucede a los momentos difíciles y será eterna en el Señor.

  • Carta a los hebreos

Comienza diciéndonos que “la Palabra de Dios es viva y eficaz” y que penetra todo nuestro ser.

Y, en fin de cuentas, será ella la que nos juzgue al final de la vida.

Viviendo en la Palabra de Dios conseguiremos los deseos más profundos de nuestro ser entre los cuales está el ansia de felicidad.

  • Verso aleluyático

Nos enseña que teniendo un espíritu de pobres tendremos la recompensa más codiciable: gozar de la alegría del Señor:

“Dichosos los pobres en el espíritu porque de ellos es el reino de los cielos”.

  • Evangelio

San Marcos hoy recoge puntos distintos e interesantes.

El primero nos habla de un hombre que, arrodillado ante Jesús, le preguntó:

“¿Qué haré para heredar la vida eterna?”

La respuesta que Jesús le da debe ser nuestra alegría porque le dice que la vida eterna depende únicamente del cumplimiento de los mandamientos, es decir, de hacer la voluntad de Dios.

El hombre, interesado, le dice al Señor:

“Ya lo he cumplido desde mi juventud. ¿Qué me falta?”

Jesús le ofreció un camino de perfección: Desprenderse de todo y seguirlo a Él.

Como poseía muchos bienes “frunció el ceño y se marchó pesaroso porque era muy rico”.

La conclusión que saca Jesús es ésta:

“Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el reino de Dios”.

Los discípulos se extrañaron porque todo el Antiguo Testamento afirma que las riquezas son el don de Dios para los que le siguen.

Añade San Marcos que se espantaron y comentaban:

“¿Entonces quién puede salvarse?”.

Jesús se les quedó mirando y les dijo:

“Es imposible para los hombres, no para Dios que lo puede todo”.

El último párrafo del Evangelio nos cuenta una reacción de Pedro que, como todos los demás apóstoles, esperaban un puesto en el reino de los cielos:

“Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido”.

Jesús, una vez más, les aclara el tipo de recompensa que van a tener:

“Os aseguro que quien deje casa o hermanos o hermanas… por mí y por el Evangelio recibirá cien veces más… con persecuciones”.

Hay que tener en cuenta que con frecuencia se suprime “con persecuciones” cuando se comenta este pasaje del evangelio.

“… Y en la vida futura, vida eterna”.

En esta forma de vida la Iglesia ha entendido siempre la vida consagrada a Dios (sacerdocio, vida religiosa…). En esta vida, llevada con compromiso, se encuentra la felicidad y el gozo con la promesa en la vida futura, en la vida eterna.

Esa es la alegría verdadera y para siempre. José Ignacio Alemany Grau, obispo.

Ver más Homilías

Homilía del Domingo XXIX del Tiempo Ordinario: El sufrimiento es fecundo

Redacción Central17/10/2021

Homilía del Domingo XXVII del Tiempo Ordinario: Belleza de la creación del primer matrimonio

Redacción Central03/10/2021

Homilía del Domingo XXVI del Tiempo Ordinario: Los celos del santo

Redacción Central26/09/2021

Homilía del Domingo XXV del Tiempo Ordinario: La Pasión de Jesús y de los suyos

Redacción Central19/09/2021

Homilía del Domingo XXIV del Tiempo Ordinario: Todos apóstoles de Jesús

Redacción Central12/09/2021

Homilía del Domingo XXIII del Tiempo Ordinario: Dios siempre se revela

Redacción Central04/09/2021

Homilía del Domingo XXII del Tiempo Ordinario: Los Mandamientos, regalos de Dios

Redacción Central28/08/2021

Homilía del Domingo XXI del Tiempo Ordinario: ¿a quién iremos?

Redacción Central22/08/2021

Homilía de La Asunción, el triunfo de Santa María

Redacción Central15/08/2021