Columnistas

11.- Iglesia ante el Bicentenario: José Baquíjano y Carrillo (1751-1817)

11.- Iglesia ante el Bicentenario: José Baquíjano y Carrillo (1751-1817)

Perú Católico, líder en noticias.– Perú Católico, líder en noticias rumbo al Bicentenario de la Independencia. Este artículo es escrito por el Doctor e Historiador José Antonio Benito.

Segundo hijo de Juan Bautista Baquíjano, caballero de la orden de Santiago y primer conde de Vistaflorida, y de María Ignacia Carrillo de Córdoba y Garcés de Mansilla. Cursó estudios de latinidad en el seminario conciliar de Santo Toribio de Lima, donde obtuvo el grado de bachiller en Cánones en 1762. Ingresó en la Universidad de San Marcos y obtuvo el título de doctor en Leyes y Cánones en 1765. Se recibió como abogado de la Real Audiencia de Lima en 1769. En 1772 se instaló en Cuzco en calidad de secretario del obispo de Cuzco, Agustín de Gorrichátegui. Al año siguiente regresó a Lima y se desempeñó temporalmente como asesor del Tribunal del Consulado y del cabildo.

En 1773 partió a España en compañía del obispo Gorrichátegui con la intención de obtener un puesto en la administración acorde con su formación profesional y sus antecedentes nobiliarios. Sin embargo, se dedicó a frecuentar las casas de juegos madrileñas. Al advertir esa conducta desordenada por real orden de 21 de abril de 1776 el ministro José de Gálvez dispuso su marcha a Cádiz y su embarque inmediato al Perú.
De nuevo en su patria, en 1778 accede a la cátedra de Instituta en la Universidad de San Marco y en 1780 a la de vísperas de leyes. Al mismo tiempo, accedió al puesto de fiscal interino del crimen en la Real Audiencia.

En su condición de protector general de los indios defendió a varios caciques. De vuelta en Lima obtuvo las cátedras sanmarquinas de Instituta en 1778 y de Vísperas de Leyes en 1780, liderando un movimiento modernizador de la enseñanza que difundía el enciclopedismo y el concepto de la libertad de prensa.

El 27 de agosto de 1781 pronunció el discurso de recepción al virrey Agustín de Jáuregui y Aldecoa (1780-1784) titulado Elogio al virrey Jáuregui en el que además de citar libros prohibidos hizo una crítica de la política represiva impuesta por el visitador José de Areche tras exterminar la rebelión de Tupac Amaru II en 1780. Destaca su protesta al sistema colonial, pues sabía que el cambio era necesario e ineludible. Sin embargo, no apoyó la ruptura con España.

También se remitió al ministro de Indias José de Gálvez sus reflexiones críticas a dicho panegírico tituladas Reflexiones sobre la famosa arenga que se hizo en Lima por un individuo de la Universidad de San Marcos. En ese documento advertía que la circulación del Elogio “sublevaría el fanatismo de la emulación” al calificarse la conducta del ministro “de odio y desafecto a la nación americana”. El visitador general Jorge de Escobedo recogió trescientos doce de los seiscientos ejemplares y en agosto de 1785 se condena la obra, ordenándole entregar a la Inquisición todos los libros de autores prohibidos que citaba y que custodiaba en su biblioteca.

En 1783, presentó su candidatura a rector de la Universidad de San Marcos. Fue admitido como socio de la Sociedad Bascongada de los Amigos del País. Miembro y fundador de la Sociedad de Amantes del País 1790, fue además uno de los ilustres colaboradores del Mercurio Peruano, en cuyas páginas publicó sus ideas. bajo el seudónimo de Cefalio con artículos de carácter histórico, económico y jurídico entre los que destacan.

En 1792, fue nombrado vicerrector de la Universidad de San Marcos al tiempo que pasaba a regentar la cátedra de Vísperas de Cánones. En Madrid le fue otorgada la distinción de caballero supernumerario de la Real Orden de Carlos III. En 1793, emprendió su segundo viaje a España bajo la condición de procurador del Cabildo. El rey le concedió los honores de alcalde del crimen de la Audiencia de Lima, desde 1795. En España permaneció hasta 1802, fecha en que retornó al Perú. Durante el gobierno virreinal de Gabriel de Avilés (1801-1806) se desempeñó como juez de alzadas de los tribunales del Consulado y de Minería, así como director de estudios de la Universidad de San Marcos.

El 12 de septiembre de 1806 fue promovido al cargo de oidor de la Audiencia de Lima. En 1807, por muerte de su hermano mayor Juan Agustín, heredó el título de conde de Vistaflorida. Asesoró al virrey José de Abascal (1806-1816) durante la época de las Cortes de Cádiz. El 30 de diciembre de 1812 y el 14 de abril de 1813 emitió sendos dictámenes sobre los desórdenes ocurridos durante la celebración de la elección de alcaldes y regidores del ayuntamiento constitucional. En 1813 viajó por tercera vez a España y al restaurarse el gobierno de Fernando VII redactó un dictamen sobre la revolución hispanoamericana el 31 de mayo de 1814. Por decreto del 2 de julio de 1814 se le confió el cargo de miembro de la sala tercera de justicia del restablecido Consejo de Indias.

Como resultado de una intriga palaciega relacionada con el pleito por una herencia de su hermano fue desterrado a Sevilla en octubre de 1815 en donde falleció dos años después. Se le considera precursor ideológico de la independencia del Perú.

Foto del autor de esta sección y de este artículo: Doctor e historiador José Antonio Benito.

*No olvides de ingresar a este enlace en donde encontrarás todos los personajes que forjaron nuestra independencia: https://perucatolico.com/c/la-iglesia-ante-el-bicentenario/

Ver más Columnistas

60.- Iglesia ante el Bicentenario: La Compañía de Jesús. Restauración y petición de regreso al Perú

Redacción Central22/02/2021

59.- Iglesia ante el Bicentenario: la expulsión de los jesuitas en el Perú en 1767

Redacción Central15/02/2021

El arcoíris de la esperanza

Redacción Central15/02/2021

El enfermo: nunca solo ni mal acompañado, por José Antonio Varela

Redacción Central11/02/2021

58.- Iglesia ante el Bicentenario: los mercedarios

Redacción Central08/02/2021

57.- Iglesia ante el Bicentenario: los franciscanos

Redacción Central01/02/2021

‘Es más importante enseñar las virtudes que condenar los vicios’, por P. Johan Leuridan

Redacción Central25/01/2021

56.- Iglesia ante el Bicentenario: los dominicos

Redacción Central25/01/2021

“Amar a una persona es decirle ‘nunca morirás’, cuenta conmigo hasta el final”, por Dr. José Antonio Benito

Redacción Central24/01/2021