Columnistas

La batalla contra el pecado

La batalla contra el pecado

Jesús vino a liberar a la humanidad del poder del pecado. La condición pecaminosa que recibimos de Adán, pero también de las consecuencias de nuestras propias faltas, ya que todas ellas nos guían a la muerte eterna como castigo (1Jn 3: 8; Ro 6:23; Gá 5: 19-21 ).Sin embargo, una vez que nos arrepentimos de nuestra vida impía, nos entregamos a Dios a través de Jesús y nos bautizamos, se considera que hemos sido adoptados por Dios como hijos y nos convertimos en parte de la Asamblea de los Redimidos, la Iglesia (Hch 2:38; Mc 16, 16; Jn 1, 12), y se supone que debemos vivir en santidad como nuevas criaturas en Cristo (1Pe 2, 24; Ro 6, 11; 1Co 6, 20); pero desde los tiempos apostólicos, en la práctica, aun caemos en pecado y a veces en algunas faltas mayores, como el adulterio (1Co 5: 1), la embriaguez y la irreverencia (1Co 11:21), el engaño y la avaricia (Jd 1:12), la duda. , discriminación, racismo, envidia y toda clase de maldad desenfrenada (Sg 1: 6, 9-11, 19-21).La pecaminosidad fue una realidad de las primeras congregaciones cristianas. Las cosas a las que se renunciaron oficialmente y se prometió abandonar, resucitaron de nuevo entre los santos, provocando todo tipo de problemas en las primeras comunidades, como lo demuestran las cartas del NT.

Esto fue reconocido por los apóstoles, y hablaron de ello con severidad (He 10: 26-27) pero al mismo tiempo asegurándonos que nuestro perdón estaba garantizado en Jesús, y animando a los creyentes a no esconder su pecaminosidad, sino luchar contra ella (1Jn 1: 8-9).EL PECADO es una dura realidad en la vida de todos los cristianos en todos los tiempos; en unos más que otros, dependiendo de su experiencia, nivel de consagración, edad y sexo.

Es muy fácil abandonar nuestra santidad con una pequeña mentira, con lujuria cuando vemos a un miembro del sexo opuesto, o defraudando a alguien; pero todas estas relajan nuestra aprensión y tienden a llevarnos a profundizar en pecados más grandes, destruyendo finalmente nuestra relación con Dios.

La Biblia nos dice que usemos la Armadura de Dios (Efesios 6: 14-18) para estar protegidos contra la pecaminosidad y los ataques demoníacos, la cual esta basada en la Fe, la Verdad, la Biblia y la Oración en el Espíritu, para acompañar nuestra confianza en Jesús, y así confrontar todos los deseos pecaminosos y ataques del enemigo, a quien la Escritura identifica como el diablo mismo.

Debemos orar de corazón, constantemente, especialmente al comienzo del día. También debemos meditar todos los días en la Escritura, que nos dará el conocimiento de la Verdad y creará Fe en nosotros a medida que la leemos (Ro 10:17), caminando en paz, sabiendo que Jesús nuestro Redentor está de nuestro lado y nuestro perdón está garantizado por Él (He 4:15).Pero aun entonces, caeremos en pecado, aunque sea de menor gravedad que si viviéramos separados de Dios, pero algunos se encontrarán atrapados en las cadenas del mal, donde el pecado se ha convertido en un hábito, afectando severamente nuestra relación. con nuestro Padre Celestial.

El Señor Jesús dijo una vez: “Si tu mano te hace tropezar, córtatela. Es mejor para ti entrar a la vida mutilado que con las dos manos para ir al infierno ”San Marcos 9:43El Señor Jesús habló de los sacrificios que quizás tengamos que sufrir para evitar el pecado; pero también incluye las pérdidas que podemos sufrir luchando contra el pecado dentro de nosotros mismos.

La mayoría de nosotros superará la pecaminosidad grave, de acuerdo a cuánto oremos, meditemos en las Escrituras y participemos de la Santa Cena, pero a otros les resultará difícil superar los malos hábitos ya establecidos en ellos.

Jesús también dijo que sólo “los que perseveren hasta el fin, serán salvos” (Mt 24,13).No importa cuán malos seamos, cuán atrapados estemos en el pecado, o cuán difícil sea romper con él, cualquiera que sea; pero lo mínimo que podemos hacer es no rendirnos a la maldad. Debemos seguir levantándonos, una y otra vez, pidiendo perdón cada vez que caemos, ya sea personalmente ante Dios o confesándolo a la Iglesia, pero nunca rendimos. Nunca llegar a pensar que es invencible y que debemos conformarnos con el mal, esperando que Dios lo entienda. Dios no lo entenderá, porque garantiza que con cada tentación, también proporciona la salida para escapar de ellas y finalmente, vencerla: “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a la humanidad. Y Dios es fiel; no dejará que seas tentado más allá de lo que puedas soportar. Pero cuando seas tentado, él también te proporcionará una salida para que puedas soportarlo “.1Corintios 10:13Para toda tentación siempre hay una salida, pero si no la vemos, o no la tomamos, es por nuestra propia debilidad, naturalmente heredada pero muy aumentada por la falta de oración, lectura de la Biblia o falta de unión sacramental con Jesús a través de la Comunión.

Pero aun así, debemos seguir levantándonos, incluso si somos vistos como falsos cristianos. Solo Dios conoce el corazón de los hombres, y solo Él es testigo de nuestros verdaderos esfuerzos y remordimientos por pecar. Pero si seguimos acudiendo a Él en busca de ayuda, confesando nuestros pecados y orando para superarlos; y aunque vivamos así hasta el final de nuestra vida, habremos ganado al final, porque la misericordia de Jesús nos limpiará de todo pecado antes de terminar esta vida: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad”.1 Juan 1: 9Lo importante es seguir luchando hasta el final y nunca rendirse a Satanás.

Incluso si llegamos al final “mutilados”, seremos considerados fieles cuando abandonemos el espíritu. La misericordia de Jesús solo exige nuestra disposición de corazón, y Él hará el resto por nosotros.

Porque, incluso si pecamos mucho o poco, nadie se salva por sus propios méritos, sino solo por la misericordia del Señor Jesús y su sacrificio expiatorio. Omar Flores

Comenta

Deja un comentario

Ver más Columnistas

La Virgen de la Nube y el Señor de los Milagros

Redacción Central19/10/2021

94. Padre Estanislao Márquez, cura Guerrillero de Mantaro (1791-1879)

Redacción Central18/10/2021

Artículo: ¡Rezar por el sacerdote!

Redacción Central14/10/2021

93. Vida cotidiana y religiosidad

Redacción Central11/10/2021

92. Las ordenaciones sacerdotales en Arequipa en tiempos de la Independencia 1820-1827

Redacción Central04/10/2021

91. Las 33 monjas que recibieron la Orden del Sol en la Independencia

Redacción Central27/09/2021

“La Familia y la Iglesia”, por P. Johan Leuridan Huys

Redacción Central25/09/2021

90. El clérigo Francisco Carrascón en la Revolución de Cuzco (1759-1827)

Redacción Central20/09/2021

89. Los tres protagonistas del Himno Nacional del Perú

Redacción Central15/09/2021