Homilías

Homilía en la Solemnidad de la Ascensión del Señor

Homilía en la Solemnidad de la Ascensión del Señor

Perú Católico, líder en noticias.- Hoy celebramos la Ascensión del Señor que, junto con la resurrección, constituye la glorificación que el Padre Dios da a su Hijo el predilecto: ¡Gloria a Dios!

La Ascensión

En los Hechos de los apóstoles San Lucas, al que tenemos que tomar muy en serio porque al principio del Evangelio nos advierte que:
“Yo he resuelto escribir por su orden, ilustre Teófilo, después de investigarlo todo diligentemente desde el principio…”.
El evangelista nos cuenta la Ascensión del Señor a los cielos y lo que sucedió poco antes.

Un día que comían juntos, Jesús les habló así:
“No os alejéis de Jerusalén… en pocos días seréis bautizados con el Espíritu Santo”.
De esta manera, una vez más, Jesús prometía la compañía del Espíritu Santo a su Iglesia.
En ese momento tan solemne todavía algunos presentan sus dudas al margen de todos los acontecimientos y enseñanzas de Jesús:
“¿Ahora vas a restaurar el reino de Israel?”

Era la concepción que tenía el pueblo sobre el Mesías. Jesús entonces insiste sobre la venida del Espíritu Santo y cómo les dará fuerza “para ser mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaría y hasta los confines del mundo”.
En ese momento Jesús empieza a elevarse “hasta que una nube se lo quitó de la vista”.
Una vez más nos encontramos con la nube, símbolo de la presencia del Espíritu Santo.
Finalmente, cuenta San Lucas que se les aparecieron dos hombres vestidos de blanco que les dijeron:
“¿Qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que os ha dejado para ir al cielo, volverá como lo habéis visto marcharse”.
Alusión clara a la Parusía o segunda venida del Señor que será su glorificación definitiva.

Salmo responsorial (46)

Sin duda que todos nosotros al leer este salmo, tantas veces en el Oficio divino, hemos visto una alusión directa a la Ascensión del Señor. Unámonos a este triunfo de Jesús:
“Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de trompetas… Dios es el Rey del mundo”.
Y por todo esto se repite la invitación: “aclamad a Dios con gritos de júbilo porque el Señor es sublime… Tocad para Dios, tocad. Tocad para nuestro Rey, tocad”.

Y como terminando esta Ascensión nos dice:
“Dios se sienta en su trono sagrado”.

San Pablo a los Efesios

Es un párrafo hermoso en el que les invito a fijar la atención en dos puntos:
*. Que el Señor “ilumine los ojos de vuestro corazón”.
Solo con el corazón iluminado por la fe entenderemos la esperanza a la que Dios nos llama.
*. El Padre “todo lo puso bajo sus pies y lo dio a la Iglesia como cabeza”.
Jesús, después de entregarse totalmente por nosotros ha sido glorificado por Dios.
Haced discípulos de todos los pueblos.

El Evangelio de hoy pertenece a San Mateo.

El evangelista alude también a la duda suscitada en alguno de los apóstoles que pensaban en la reconstrucción de Israel.
Prescindiendo de todo, Jesús da este mandamiento que, por cierto, es muy grave:
“Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id y haced discípulos de todos los pueblos”.
Nunca en su vida Jesús había puesto tanta exigencia. Es como decir:
Como Dios que soy y tengo poder sobre cuanto existe, les doy un mandamiento. Y el mandamiento consiste en hacer discípulos de todos los pueblos, bautizarlos en nombre de la Santísima Trinidad y enseñarles “a guardar todo lo que les he mandado”.
Finalmente, Jesús aclara que se va y no se va, como dijo en la última cena:
“Me voy y vuelvo a vuestro lado” (Jn 14,28).

La alegría fruto de la Ascensión

Una de las cosas más llamativas de la Ascensión es que los discípulos no sienten pena por la ausencia del Maestro sino que por el contrario: “Se volvieron a Jerusalén con gran alegría; y estaban siempre en el templo bendiciendo a Dios”.
El Papa Benedicto nos ayuda a entenderlo mejor. Él comenta en su libro Jesús de Nazaret:
“Todo adiós deja tras sí un dolor. ¿Cómo entender entonces la alegría?”
Añade el Papa: “La alegría de los discípulos, después de la ascensión, corrige nuestra imagen de este acontecimiento… La ascensión no es marcharse a una zona lejana del cosmos, sino la permanente cercanía que los discípulos experimentan con tal fuerza que les produce una alegría duradera”.
Por eso el mismo Papa nos invita a meditar:
“El cristianismo es presencia: don y tarea; estar contentos por la cercanía interior de Dios y, fundándose en eso, contribuir activamente a dar testimonio en favor de Jesucristo”.

Termino con estas palabras del gran Pontífice: “El Jesús que se despide no va a alguna parte en un astro lejano. Él entra en la comunión de vida y poder con el Dios viviente, en la situación de superioridad de Dios sobre todo espacio. Por eso ‘no se ha marchado’, sino que, en virtud del mismo poder de Dios, ahora está presente junto a nosotros y por nosotros”.

Así cumple Jesús “yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo”.

José Ignacio Alemany Grau, obispo

More in Homilías

Homilía del Domingo XII del Tiempo Ordinario: Gracias Jesús, te entregaste por mí

Redacción Central24 Junio, 2017

Homilía en la Solemnidad de Pentecostés

Redacción Central2 Junio, 2017

Homilía del VI Domingo de Pascua

Redacción Central21 Mayo, 2017

Homilía: ¿Qué nos dijo Jesús el Domingo V de Pascua?

Redacción Central15 Mayo, 2017

Homilía del IV Domingo de Pascua: El Buen Pastor

Redacción Central6 Mayo, 2017

IV Domingo de Pascua: El Buen Pastor y los sacerdotes

Redacción Central5 Mayo, 2017

Homilía del III Domingo de Pascua

Redacción Central30 Abril, 2017

Homilía en el ‘Domingo de la Misericordia’

Redacción Central22 Abril, 2017

Homilía de Domingo de Ramos

Redacción Central8 Abril, 2017

Homilía del V Domingo de Cuaresma: La Resurrección de Lázaro

Redacción Central1 Abril, 2017

Homilía del IV Domingo de Cuaresma: El ciego que vio la luz

Redacción Central25 Marzo, 2017

Homilía del III Domingo de Cuaresma: Si conocieras el don de Dios

Redacción Central18 Marzo, 2017
Compartir
CrestaProject