Columnistas

24.- Iglesia ante el Bicentenario: Carlos Pedemonte y Talavera (1774-1831)

24.- Iglesia ante el Bicentenario: Carlos Pedemonte y Talavera (1774-1831)

Perú Católico, líder en noticias.– Perú Católico, líder en noticias rumbo al Bicentenario de la Independencia. Este artículo es escrito por el Doctor e Historiador José Antonio Benito.

Nació en Pisco, el 16 de octubre de 1774 y fue el cuarto de los siete hijos de Carlos Pedemonte y Lineo, abogado y capitán de Dragones, descendiente de italianos, y María Ignacia de Talavera y Talledo descendiente de los marqueses de Soto Hermoso. El último de sus hermanos Pedro Ignacio, también integró el primer Congreso Constituyente.  Otro hermano, Manuel José, fue sacerdote y rector del Convictorio en 1828.

Fue uno de los alumnos más aventajados del Real Convictorio de San Carlos, en tiempos del rectorado de Toribio Rodríguez de Mendoza, con quien compartiría trabajos en el primer Congreso Constituyente. Pasó luego a estudiar en San Marcos, graduándose en 1793 como doctor en Cánones y Leyes. Enseñó Artes en la misma San Marcos; y su prestigio creciente lo llevó a ser designado como vicerrector del Convictorio de San Carlos.

Ingresa como sacerdote  a la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri, convirtiéndose en su prepósito o superior en 1800. Comprometido con la situación política del Perú, cuestionó la participación de algunos peruanos en las Cortes de Cádiz. Ante el cambio del virrey Abascal en 1817 por Joaquín de la Pezuela, es propuesto como rector del Real Convictorio de San Carlos en sustitución de Toribio Rodríguez de Mendoza.

 Cuando San Martín llegó a Pisco, es acogido en la casa de los Pedemonte que será su cuartel general en  donde expidió sus proclamas iniciales, firmadas el 8 de setiembre de 1820, día de su desembarco, calificado por él mismo como Primer día de la libertad del Perú. San Martín proclamó la independencia del Perú el 28 de julio de 1821 y, unos pocos meses después, convocaba a un Congreso Constituyente a fin de elaborar la Constitución del Perú. Pedemonte fue elegido diputado por Tarma  y el 21 de febrero de 1823 se incorporó al Congreso, cuya presidencia ejerció de 21 de abril a 20 de junio del mismo año y donde participó en casi todas las comisiones.

El 16 de enero de 1824 lo encontramos ejerciendo su ministerio religioso al bautizar, en la parroquia del Sagrario, de Lima, a María Mercedes Sánchez Carrión, hija de José Faustino Sánchez Carrión. La amistad entre ambos ha de haber surgido desde el tiempo en que el prócer republicano ejerció las cátedras de Filosofía, Leyes y Cánones, así como la de Digesto Viejo en el Real Convictorio de San Carlos, cuando Pedemonte era rector.

En 1824 fue nombrado arcediano de la catedral de Lima. Luego pasó a ser vicario capitular de Trujillo y como tal asumió la gobernación eclesiástica de ese obispado. Al fundarse la Universidad Nacional de Trujillo, Pedemonte  fue el primer  rector. De la alta estima en que le tenía, habla la carta de 24 de mayo de Sánchez Carrión, preocupado por su estado de salud, destaca “su patriotismo, (…) su puntual exactitud en cuanto se le entregue a su cuidado y su particular gusto en todo lo que tiene relación con las letras y la educación de la juventud, le harían sobrellevar esta nueva carga (…) con la segura confianza de que será cumplidamente sostenida”.

 Con la llegada del libertador Bolívar será un partidario decidido suyo. Al quedar vacante la sede arzobispal de Lima por la renuncia y expulsión Bartolomé de las Heras, fue elegido como nuevo arzobispo, por acuerdo del Consejo de Gobierno. Como arzobispo electo, y sin todavía la aprobación papal, llegó a tomar posesión de su sede el 24 de noviembre de 1826, pero la reacción antibolivariana lo obligó a abandonar la silla arzobispal un año después, partiendo a su tierra natal para restablecer su mala salud.

En julio de 1830, el presidente Agustín Gamarra lo invitó a colaborar con su gobierno como ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores. Pedemonte aceptó y desempeñó esa función de agosto de 1830 a agosto de 1831, cuando doblegado por sus dolencias, renunció.

Tras dejar la Cancillería por el quebrantamiento de su salud, retornó a su ciudad natal, donde permaneció hasta su muerte, acaecida el 25 de setiembre de 1831.

Foto del autor de esta sección y de este artículo: Doctor e historiador José Antonio Benito.

*No olvides de ingresar a este enlace en donde encontrarás todos los personajes que forjaron nuestra independencia: https://perucatolico.com/c/la-iglesia-ante-el-bicentenario/

Ver más Columnistas

68.- El padre Inca Justo Sahuaraura (1770-1853)

Redacción Central19/04/2021

67.- Clérigo José Joaquín de Larriva y Ruiz (1780 – 1832)

Redacción Central12/04/2021

66.- Representaciones visuales en la Iglesia de San Pedro Naván (Huacho) en tiempos de independencia

Redacción Central05/04/2021

¡A mi amigo sacerdote en su día!

Franco Segura01/04/2021

65.- Iglesia ante el Bicentenario: Sacerdotes fidelistas que regresaron a España: Juan de la Cruz Errazquin Otamendi (+1831), deán de Arequipa, muere pobre y olvidado en Lezcano

Redacción Central29/03/2021

El origen de las novenas católicas

Redacción Central25/03/2021

‘La creación y la salvación’, por P. Johan Leuridan

Redacción Central25/03/2021

64.- Iglesia ante el Bicentenario: clérigos en el primer Congreso del Perú (1822-1825)

Redacción Central22/03/2021

¿Dónde vamos al morir?

Redacción Central20/03/2021